Audi e-tron: a bordo del primer eléctrico alemán

Con 400 km de autonomía, dos tipos de siluetas, y un sistema eléctrico que puede desarrollar 408 CV (300 KW), el primer Audi eléctrico ofrece una experiencia única. Te contamos cómo es manejar este silencioso y costoso SUV. 

El imponente edifico cilíndrico de Audi ubicado en el corazón de Palermo Chico, con todos sus modelos exhibidos, es un gran llamador para todos los que circulan por la zona. Es habitual que los transeúntes detengan su caminata para apreciar tras del vidrio, el despliegue de modelos de la marca alemana. La semana pasada sucedió algo diferente: uno de los buques insignia fue retirado del salón y estuvo “tomando aire” en la vereda.  

El modelo en cuestión era el Audi e-tron, un SUV mediano que no dista mucho de sus lujosos hermanos en cuanto a la estética, pero que lleva oculto algo realmente novedoso: un motor 100% eléctrico, lo que lo convierte en el primer modelo de la marca con dicha tecnología. 

El cometido de Audi de exponer a su primer ejemplar electrificado fue ponerlo a disposición de la prensa especializada para que pudiéramos tener un primer contacto con el modelo

Como dijimos anteriormente, el Audi e-tron se mantiene en línea con el resto de los modelos de la marca y nada de lo que exterioriza, dice que debajo de su capot no hay un motor a combustión. Este fue el camino que eligió Audi, contrario a la mayoría de los fabricantes, los cuales buscan diferenciar sus modelos eléctricos con diseños bien rupturistas. 

Solo los detallistas podrán percatarse que su parrilla es cerrada y no tiene contacto con el mundo exterior. En realidad, cuenta con apertura selectiva en función de las necesidades de refrigeración, para una mejor aerodinámica. Tampoco dispone de caño de escape. En su lugar, hay un gran difusor. 

Si de proporciones se trata, con sus 4.9 metros de largo, 1.93 de ancho, 1.62 de alto y una gran distancia entre ejes de 2.92 metros, el e-tron se sitúa entre los Audi Q5 y Q7. Se ofrece en dos las siluetas: SUV y Sportback. Esta última con la caída del techo similar a un coupé.  

El motor, es el mismo para ambos e-tron: un motor eléctrico en cada eje. El que se ubica en el eje trasero puede desarrollar 244 CV (es el que funciona en condiciones normales), mientras que el que está en el eje delantero (solo se enciende cuando interpreta que los neumáticos perdieron adherencia o necesitan un plus de potencia) puede desarrollar 184 CV. En conjunto, ambos propulsores entregan unos bestiales 408 CV (300 kW) y 664 Nm de torque. 

Experiencia a bordo 

El contacto iba a ser breve, pues era solo el e-tron exhibido el único modelo para que una veintena de periodistas pudiéramos ponernos al volante del modelo. Un instructor al lado, nos esperaba y nos invitaba conocer el despliegue tecnológico a disposición de quien conduce. No iba a ser la primera vez que manejamos un eléctrico, de modo que la ausencia de cualquier sonido no nos iba a sorprender. Sin embargo, si quedamos un poco descolocados con el despliegue de pantallas (3 en total)  y comandos a disposición. 

El recaudo de un instructor no es en vano. Sucede que, como todo eléctrico, el e-tron tiene una entrega enérgica y se consigue en un suspiro. “De 0 a 100 km/h en 5.7 segundos y una máxima de 200 km/h limitada electrónicamente”, nos apuntaba el instructor mientras avanzábamos sigilosamente entre el pesado tráfico de un típico viernes al mediodía. 

La espera en un semáforo nos sirvió para dar un rápido vistazo al habitáculo. Amplio, para que 5 adultos viajen como en primera clase. También aprovechamos para echarle de nuevo una mirada al selector de su caja automática, el cual no es tan amigable al tacto. Tampoco es muy intuitivo el botón para elegir los modos de conducción. Está claro que todo requiere tiempo de acostumbramiento.  

Muchas veces, más en vehículos Premium como este, uno queda sorprendido por el confort de marcha y el andar suave. Pero en este caso. el nivel de confort es superlativo. Gran responsable de ello, es la suspensión neumática adaptativa, la cual resulta extremadamente cómoda. No lo notamos, pero el instructor nos apuntó que el sistema permite variar el recorrido de la suspensión en hasta 76 mm desde la altura inicial de 172 mm. De hecho, la carrocería baja 26 mm para mejorar la estabilidad, mientras que en modo offroad, la altura libre al suelo aumenta en 35 mm. Pero todo ello, en esta toma de contacto no tuvimos ocasión de ponerlo a prueba. 

Otra solución rupturista, es su freno dinámico. De hecho, la autonomía de 400 kilómetros que la marca dice conseguir este SUV eléctrico, en gran parte responde a la forma en la que el freno recupera energía (puede conseguir un 30 % de esa autonomía). De hecho, según asegura Audi, sólo un 10 % de las situaciones de frenada acaban activando los frenos físicos. En el 90 % de los casos, por tanto, la energía cinética no se convierte a calor sino a electricidad.  

El final del recorrido llega pronto. Un entusiasmado colega espera nuestro arribo en la vereda del Audi Lounge. No por nosotros claro está, sino por el Audi e-tron; pues será su turno para conducirlo. Nos retiramos conformes luego de haber formado parte de los pocos periodistas que interactuamos con el primer eléctrico de Audi. Aunque deseosos de realizar un recorrido más importante y poder experimentar más con este fastuoso eléctrico que parte en los U$S 204.000 y asciende hasta los U$S 214.000. Una cifra prohibitiva para el primer eléctrico alemán que ya forma parte del line up de Audi. 

Posted in Noticias Pruebas

Leer más

Jeep Wrangler Rubicon: ¡parame si podes!

La última generación del modelo insignia de Jeep es la mejor versión que se haya producido de este monstruo del todo terreno. Lo probamos a fondo y te resumimos nuestras impresiones en este informe. 

Hay muchos vehículos que además de oficiar de medio de transporte son objetos de deseo. Se los denomina modelos aspiracionales y la mayoría de ellos seducen desde la estética. Pero: ¿atraer desde lo tosco, lo rudimentario y todo lo que tenga correlato con lo indestructible? El Jeep Wrangler fue desde sus inicios el referente de todo lo que mencionamos anteriormente. Su última generación se sofisticó pero no perdió de vista su ley motive: ser el vehículo off road más extremo del mercado.  

El peso del pasado 

El Wrangler está inspirado en el mítico Jeep Willy. La versión de esta prueba se denomina Rubicon y se diferencia del Wrangler Sahara por un tratamiento más apto para el todo terreno: es más alto, está calzado sobre neumáticos BF Goodrich Mud Terrain de 17” con un dibujo digno de escarbar y avanzar por doquier, cuenta con zócalos diseñados para resistir el impacto de las piedras (Rock Rails). El Rubicon se ofrece con carrocería de 4 puertas (mide 4.785mm de largo, 1.875 de ancho y 1.869mm de alto, con una distancia entre ejes de 3.007 mm) y una corta de 2 puertas. 

Para armar y desarmar 

Además de su particular estética, esta versión se destaca por la posibilidad de retirarle partes rígidas para que quede despojado y para que aparezca uno de sus sellos distintivos: la barra antivuelco. Por ejemplo, se puede retirar el techo (el sector delantero se retira girando unas trabas y para quitar el resto ya se precisa una herramienta y un lugar donde dejarlo), las puertas y hasta el parabrisas (se puede tumbar para delante), lo que lo deja como un auténtico Jeep

Despojado de todo 

Al ser un vehículo que tiene la posibilidad de circular sin techo, todos los materiales de su interior están concebidos para estar expuestos al sol, la arena e incluso el agua. Pese a que esta última generación evolucionó (la pantalla es más grande y cuenta con una resolución digna de un buen plasma, el tablero con agujas sumó un nuevo display al centro repleto de datos), en el interior hay muchos detalles de época. Las plazas traseras son cómodas, pero al igual que las delanteras exigen de un buen tranco para ingresar a ellas, puesto que no cuenta con zócalo y el despeje del Rubicon es importante. El baúl tiene unos muy bueno 548 litros de capacidad, pero todo lo que se ubique adentro, queda muy expuesto a la vista. 

El corazón de la bestia 

El propulsor concebido para empujar los más de 2.600 kilos que pesa es el ya conocido Pentastar naftero de 3.6 litros con 6 cilindros en V de 285 CV. Si bien se trata de un motor ya conocido, el mismo adoptó un comportamiento diferente, gracias a la su nueva caja automática de 8 marchas (antes de 6). Esta nueva transmisión se destaca por relaciones más cortas, con un escalonamiento mejor y pases más rápidos, sin dejar de mencionar que se adapta de manera excelente al manejo todo terreno como en ruta.  

Experiencia a bordo 

La concepción off road de este Jeep y la presencia de algunas terminales en la Costa Argentina, nos llevó a planificar un viaje desde Córdoba hasta los médanos de Cariló, terreno donde el Jeep Wrangler se siente en su salsa.  La cilindrada elevada de su motor, su importante peso y su diseño bien cuadrado/ poco aerodinámico, sin dejar los profundos tacos de sus neumáticos, (generan un zumbido sobre el pavimento),  hicieron que no fuera de los viajes más confortables que hayamos tenido. Su gran punto débil es su elevado consumo: 9.7 litros cada 100 km en ruta a 100 km/h y 12.9 litros para la misma distancia, pero a 130 km/h. Mientras que en ciudad el consumo ronda los 14/15 litros cada 100 km.

Pero todas estas contras uno se las olvida rápidamente cuando se pisa la arena. Aquí el vehículo se luce, y cualquiera que lo conduzca parece ser un entendido, pues el Jeep todo lo que parece complejo, lo hace fácil. Cuando la cosa se pone compleja, se puede acudir a su marcha reductora que triplica la fuerza en las ruedas, pero a su vez cuenta con una barra estabilzadora delantera (evita que la suspensión no oscile tanto) que se puede desconectar, con el fin de liberar todo el recorrido de la suspensión delantera. Algo muy útil cuando el Jeep quedaba “colgado” y sin apoyo de alguna de sus ruedas.  

Conclusión 

El Jeep nació para ser un todo terreno pura sangre y esta nueva generación sigue al pie de la letra con ese mandato. No hay sobre la faz de la tierra un todo terreno que lo supere ni iguale. Se trata de aquellos autos que sin dudas todos quisieran tener, pero que muy pocos pueden acceder. Los U$S 101.500 de su valor, lo dejan como un modelo casi inalcanzable, pero que sin dudas lo vale. Una vez que uno lo conduce y le da rienda suelta a su capacidad todo terreno, nada vuelve a ser igual y eso en definitiva, no tiene precio. 

Ficha Técnica 

  • Modelo: Jeep Wrangler Unlimited Rubicon 
  • Origen: Estados Unidos 
  • Motor: naftero V6 3.6L de 285 CV 
  • Transmisión: automática de 8 velocidades 
  • Tracción: Rock Track HD Full Time 4WD  
  • Medidas: Largo: 4.785 mm/ancho: 1.875 mm/alto: 1.869 mm 
  • Distancia entre ejes: 3.007 mm 
  • Precio: U$S 101.500 

Posted in Noticias Pruebas

Leer más

Motriz (C) 2013