Chevrolet Onix RS: contacto con el mejor “lookeado” de la familia

Dueño de una estética con aires deportivos, esta edición busca seducir a los amantes de las versiones con personalidad. Lo manejamos y te contamos sus rasgos más sobresalientes.  

Las siglas RS son la abreviatura de Rally Sport y dentro de Chevrolet es la insignia que se utiliza para demarcar a las versiones de corte más deportivo.

Es una denominación que se ubica un escalón (o mejor dicho varios escalones) debajo de las versiones que llevan impresa la leyenda SS, las cuales ya son indicio de que el modelo en cuestión también porta un temperamento, además de la imagen, deportivo. En este caso tenemos que hablar del Onix RS, una versión que se lanzó a fines de abril y que completó la gama de la segunda generación del Onix que debutó en el 2019. 

Distinción que no encarece 

La estrategia de la marca con este Onix RS es ofrecer una nueva variante que busca seducir desde la imagen y que ello no impacte en su precio. De hecho, esta versión tiene un precio de $2.158.900. Es decir, no es la más costosa de la gama, ya que ese lugar le corresponde al Onix Premier que vale $ 2.575.900. Será la misma estrategia que llevará adelante Chevrolet entre los meses de noviembre y diciembre cuando presente S-10 Z71, una versión más aguerrida de su icónica camioneta que se produce en Brasil que se ubicará por debajo de la High Country.  

Deportividad bien lograda 

Cuenta con elementos claves que denotan deportividad, como por ejemplo su parrilla con un tramado tipo panal, inspirada en el Camaro.

Las luces si bien no son leds, cuentan con un proyector de luz halógeno y el fondo oscuro. El led está reservado solo para las luces diurnas en el sector bajo.

Es de carácter deportivo el paragolpes más prominente, los zócalos de sus laterales, sus llantas oscuras de 16” (cuidado con los cordones) y el importante alerón trasero ubicado sobre la luneta trasera. Si bien esta unidad es totalmente negra, en las otras variantes de carrocería blanca o roja, el techo es negro y resalta junto con todas las insignias, incluso el moño está teñido de negro, cosa que en este caso no sucede.  

Interior ganado por lo negro 

Una vez adentro, uno se va a encontrar también con que el tono negro también predomina. El techo, los paneles de la puerta y la consola central son oscuros. Hay algunos detalles en símil cromo en el volante y otros rojos, como las costuras del volante y el contorno de las salidas del aire acondicionado, pero luego todo vuelve a teñirse de negro, y así por ejemplo, los tapizados (son un mix de cuerina y tela), también se alinean con el negro. 

Cero emociones 

No se entusiasmen. Como marcamos al inicio del informe el Onix RS tiene el cometido de seducir solo desde lo que exterioriza y no de lo que ofrece a nivel comportamiento. Es por ello el motor es el ya conocido 1.0 turbo de 116 CV del Onix  convencional.

Es un muy buen motor de 160 Nm que aparecen entre las 2 mil y 4 mil vueltas, que necesita 10 segundos para acelerar de 0 a 100 km/h, pero el RS está lejos de ser considerada una opción deportiva. Otra hubiera sido la historia si Chevrolet se decidía a poner bajo el capot el 1.2 de 132 CV de la Tracker, pero eso no sucedió.  La caja manual es convencional de 5 marchas y no se ofrece la alternativa automática, como si sucede en el vecino país brasilero, donde se produce este modelo. 

Con faltantes 

El equipamiento es similar al de la versión LT, y hay algunas ausencias que se valoraban, como la cámara de retroceso (solo ofrece sensores), no tiene control crucero y el climatizador automático. Si es para destacar que este, como todos los Onix en realidad, viene con 6 airbags y Control de Tracción y de Estabilidad, particularidad que solo comparte con el Nissan Versa y el Toyota Yaris. 

En conclusión 

El Onix RS denota un aire deportivo muy bien logrado. Es llamativo y sirve para aquellos que buscan subirse a un citadino un poco más emocional. El Onix en sí es un modelo sobrio, pero esta alternativa logra separarse de ello a fuerza de accesorios deportivos que tampoco son demasiados estridentes. El comportamiento del motor 1.0 turbo es muy superior al 1.2 litros aspirado de 90 CV. Es un motor ágil, divertido de manejar y con excelentes consumos: siempre por debajo de 7 litros/100 km, en el caso de combinar ciudad con ruta. En resumidas cuentas una interesante propuesta, con un valor competitivo, impulsado por uno de los mejores motores del segmento. 


FICHA TÉCNICA

ModeloChevrolet RS Onix
Fabricado enBrasil
MotorNaftero 1.0
Potencia116cv
CajaManual 5 marchas
Largo 4.16m/ Ancho 1.73m/ Alto 1.47m  Distancia entre ejes 2.5m
Baúl385 L
Precio$2.158.900

Posted in Noticias Pruebas

Leer más

Contacto Volkswagen Taos: ¿Cómo se comporta el primer SUV nacional?

Debuta en el competitivo segmento de los utilitarios deportivos medianos, el primer utilitario deportivo argentino. Lo probamos para descubrir si se encuentra a la altura de mandarines del segmento. 

Volkswagen se convirtió en la primera terminal con sede en el país en sacar de su línea de producción a un SUV (Sport Utility Vehicle). Una jugada arriesgada de la marca de origen alemán, que le significó una inversión de 650 millones de dólares para adoptar la plataforma MQB (es una estructura modular sobre la cual se producen otros modelos, como el Golf) y sobre ella concebir, de momento, a su nuevo exponente del segmento C. 

Decimos nuevo, porque VW ya participaba de esta categoría con el Tiguan (se produce en México). Sin embargo, la marca apunta todos sus cañones al Taos, con el que confía obtener mejores resultados económicos y con el que espera que la  localía le juegue a favor. 

Volvió lo clásico 

Cuando pensábamos que Volkswagen dejaba caer las vestiduras clásicas con las que visitó a prácticamente todos sus modelos, desde el momento que irrumpió el T-Cross, pero más aún cuando develó al Crossover Nivus -el más extrovertido de la marca- apareció el Taos y con él la sobriedad y el estilo conservador volvió.  

Volkswagen Taos, con líneas sobrias y conservadoras.

El SUV nacional se inscribe en la lista de aquellos modelos que exteriorizan robustez y discreción. Cuenta con una zona frontal cuadrada, la silueta es alta y su despeje del suelo es importante. Los pasaruedas, que lucen anchos y están enmarcados en plástico negro, albergan unas importantes llantas de 18”. Mientras que en el sector del techo, lo que sobresale son unas barras porta equipajes. Lo más revolucionario y distinto se centra en la tira de diodos que atraviesa toda su parrilla y la tecnología IQ Light, de sus luces delanteras las cuales sobresalen por su buena luminosidad. 

Tamaño que se aprovecha 

Uno de los pilares de este nuevo SUV es su gran tamaño (es uno de los más largos y anchos del segmento) y ello se traduce en un amplio espacio interior. Los pasajeros de atrás tienen poco para recriminar en cuanto a espacio en general, salvo la imposibilidad de reclinar al menos algunos de los respaldos.

Gran espacio para el baúl del Volkswagen Taos.

En el caso que se ubiquen dos personas y no ocupen la plaza del medio, la misma permite rebatir el respaldo y se obtiene un hueco que se comunica con el baúl. ¿Paraqué sirve? Para llevar elementos que superen el largo del baúl. Es también para destacar la salida de aire trasera, un cargador USB (tipo C) y la gran luminosidad y aire que proviene del techo panorámico rebatible. 

Con algo del Nivus 

Por dentro, se destaca la pantalla y el diseño tecnológico.

El planteo de la consola central tiene mucho del Nivus. En ambos modelos el tablero es 100% digital y se complementa con el sistema multimedia VW Play: una pantalla de 10” que se caracteriza por su rápida respuesta y por ofrecer una tienda de aplicaciones (audio-libros, Podcasts y el sistema Waze, entre los más útiles para viajar). La posición de manejo es otro de los atributos que subrayamos del Taos. De hecho, es muy similar al del Tiguan. Donde no guarda similitud con su par mexicano es en la calidad de sus materiales. El Taos cuenta con plásticos duros, el volante no está forrado en cuero, es decir la calidad es menor. 

¿Le sienta bien el 1.4 de 150 CV? 

Volkswagen apostó el por el mismo propulsor que impulsa a modelos como Tiguan, Vento, Golf, y ello desde luego es una excelente noticia. Se trata de un 1.4 turbo de inyección directa de 150 CV, con 250 Nm de torque. Una fuerza motor que se obtiene a partir de las 1.500 vueltas y la mantiene hasta las 4.000 revoluciones.

Buena dinámica para el Volkswagen Taos en todos los terrenos.

Pese a los 1.400 kilos que pesa este SUV, el motor se muestra ágil y vigoroso, más aún cuando se opta por su modo Sport, ideal para contar siempre con reacción para sobrepasos en ruta. En el modo Eco, esa vitalidad queda relegada en pos de un consumo sostenido: 10.5 litros en promedio. Este motor está acompañado por la caja automática Tiptronic con convertidor de par de 6 marchas, una transmisión que la probamos en infinidad de modelos y que en este caso no defrauda su accionar, contando con el plus de poder ser comandada secuencialmente desde unas levas detrás del volante. 

¿Cómo va? 

Buena estabilidad para el Volkswagen Taos por la suspensión Multilink.

La robustez que exterioriza se experimenta desde el volante. La suspensión trasera Multilink, disponible en todas las versiones, colaboran en ello y le otorgan una estabilidad y aplomo digno de un modelo Premium. Solo hay que ser cuidadoso con sus neumáticos de perfil delgado, en el caso de incursionar por caminos serranos. Un permitido que uno se puede dar por el gran despeje que presenta su carrocería, pero que tiene su limitante al no ofrecer tracción integral. Dentro de la experiencia de manejo, no podemos dejar de mencionar el Control de Crucero Adaptativo (frena si el vehículo que viaja adelante se detiene y retoma el ritmo cuando el auto que nos precede lo hace), sin dejar de mencionar el Frenado Automático de Emergencia, que incluye el de tránsito cruzado: en caso de que se interponga un objeto o una persona por adelante o por detrás del vehículo, frena automáticamente. 

La ventaja de ser local 

El Taos se ha convertido en el primer SUV que sale de la línea de producción de una planta local y desde luego es una excelente noticia nuestra industria. Para la marca ello se traduce además en que el Taos debería tener el camino más llano para llegar en tiempo y forma a los concesionarios, un tema que hoy sufren la mayoría de sus rivales (todos ellos importados), como consecuencia de las restricciones a las importaciones: hay falta de stock.

Volkswagen Taos, ya a la venta.

De lo que no pudo escapar el Taos fue del impacto del impuesto al lujo, y ello se refleja en una gama de precios que arranca en los $ 3.950.000, y asciende hasta los $ 4.950.000. Un precio elevado, pero que no dista demasiado de sus competidores.   

Ficha Técnica 

  • Modelo: VW Taos 
  • Fabricado en: Argentina 
  • Motor: 1.5 Turbo naftero de 4 cilindros con 150 CV y 250 Nm de torque 
  • Medidas: largo, 4.468 mm; ancho, 1.841 mm; alto, 1.624 mm 
  • Distancia entre ejes: 2.681 mm 
  • Capacidad de baúl: 498 litros 
  • Precio: desde $ 3.950.000 

Posted in Noticias Pruebas

Leer más

Motriz (C) 2013