Citroën C5 Aircross, prueba completa

 

Pasó por nuestras manos el C5 Aircross, un lujoso SUV mediano que se destaca por su diseño, gran espacio interior y un confort de marcha para aplaudir. Conocé más en este informe.

  ¡No existís!! Esa parece ser hoy la conclusión que recae sobre aquellas marcas de autos que hoy no compiten en el segmento de los SUVs o utilitarios deportivos. Es por ello que, tarde o temprano, todas las terminales terminan incursionando hacia este segmento.

Referencias y contexto

Citroën incursionó entre los modelos con aspiraciones todo terreno en el 2016 con el C3 Aircross. En el 2018 lanzó al C4 Cactus, un utilitario deportivo chico, el cual a base de un diseño bien rupturista, tecnología inédita para el segmento supo ganarse un lugar rápidamente. Hace dos meses la marca trajo desde Francia al C5 Aircross, en este caso para meterse en la contienda con los utilitarios deportivos medianos. Allí, conviven modelos como el Jeep Compass, Hyundai Tucson, Chevrolet Equinox y donde incluso se encuentran dos primos hermanos con los cuales comparte plataforma: El Peugeot 3008 y el DS7 Crossback.

Lo que exterioriza

    De la gran variedad de rivales, el C5 Aircross se alinea con aquellos de estilo más callejero. Si bien su despeje elevado del suelo es elevado (230 milímetros), está calzado sobre ruedas grandes, los guardabarros están ensanchados; protectores plásticos en la zona baja de las puertas (se denominan Airbumps) y barras en el techo; sus líneas más redondeadas, y sus grandes proporciones (mide 4.5 metros de largo y 2 metros de ancho), su concepción es de un modelo urbano que apunta a la familia. Eso sí, con un diseño bien extrovertido -su frontal, tiene un gran parentesco con el C4 Aircross- y detalles vivaces, como los contornos rojos tanto en el paragolpes delantero con los protectores de las puertas.

Vida a bordo

  Su parentesco con otros modelos del Grupo PSA, toma fuerza en su interior. El formato (base recta) y el tacto de su volante multifunción, el tablero 100 % digital con diferentes tipos de configuraciones, y la selectora de cambios estilo joystick, son prácticamente los mismos que equipan al Peugeot 3008 y DS7 Crossback. Más allá de ello, es el interior menos lujoso y estrambótico de sus primos hermanos. Hay presencia de tela, cuero en butacas, paneles de puertas y consola central. Por supuesto que ofrece pantalla central compatible con Aplple CarPlay y Android Auto. Un faltante para señalar, la ausencia GPS propio. Es muy práctico el espacio para cargar el celular de modo inalámbrico y el enorme porta objetos refrigerado en el medio.

¿Debajo del capot?

  El C5 Aircross se ofrece en una sola versión, que se equipa con en el “archi” conocido motor THP Turbo Naftero de 1,6 litros de 165 CV. Se combina con una caja automática de 6 marchas. Un rasgo de este motor, es su buena reacción a partir de las 2 mil vueltas. Acelera de 0 a 100 km/h en casi 11 segundos, algo más que aceptable considerando que es un auto familiar. Su consumo también está dentro de la media de sus rivales con 13 km/litros en consumo mixto y 9 km/l en ciudad.

¿Cómo va?

  El C5 Aircross se ha convertido en el familiar por excelencia de la marca, o por lo menos pretende serlo. Es decir, cumplir con el rol que el C4 Picasso, el monovolumen que la marca ya no ofrece por sus pocas ventas. Su concepción de SUV mediano encaja bien en su portfolio de modelos, ya que no competía en dicha categoría y junto al C4 Cactus, hacen un interesante dueto de este tipo de modelos que son los más buscados del mercado. Sin embargo, más allá de lo que exteriorice el C5 Aircross es un citadino de pura cepa, con un confort de marcha superior a muchos sedanes, por ejemplos, los referentes en lo que citadinos familiares se refiere. Un plus inédito que influye de sobre manera en su andar es el sistema de amortiguadores progresivos hidráulicos.   En la práctica se traduce en un andar sobre el asfalto que roza la perfección: silencioso, suave, imperceptible. Por tramos de ripio, el tren trasero pasa factura y transmite golpes secos, lo que obliga a ser cautos y serenos en el manejo. Pero lo cierto es que el objetivo de Citroën no es precisamente que este nuevo integrante incursione con mucha frecuencia por esos terrenos. Es por ello que no ofrece doble tracción, solo el Grip Control. Un sistema de asistencia a la motricidad en diferentes situaciones pre programadas (barro, arena, e incluso nieve). Entonces desoiga a aquel vendedor que con el afán de vender el modelo le diga que puede hacer 4×4 con el C5 Aircross, ya que no sería cierto.
Ficha técnica
  • Modelo: Citroën C5 Aircross
  • Origen: Francia
  • Motor: naftero turbocompresor de 1.6 litros y 165 CV
  • Caja: Automática con convertidor de par de 6 marchas y levas al volante
  • Tracción: simple
  • Dimensiones: largo: 4.500 mm/ancho: 1.840 mm/ alto: 1.689 mm
  • Distancia entre ejes: 2.730 mm
  • Capacidad de baúl: 580 litros
  • Precio: U$S 48.395

Posted in Noticias Pruebas

Leer más

Nissan Frontier X Gear a prueba por Córdoba

Probamos en su ciudad natal la variante con estética deportiva que sumó Nissan y te contamos cuáles son sus diferenciales.



Desde hace tiempo que las pick ups, aquellos vehículos que nacieron para ser sometidos al traslado de cargas pesadas e incursionar por terrenos ásperos, cambiaron su concepción. Hoy se codean, a nivel prestaciones, confort, tecnología, seguridad, y porque no decirlo, estética, con modelos de otros segmentos.

Así es que, cada vez más usuarios se inclinan hacia las camionetas, por ejemplo, como alternativa de los SUVs medianos, los cuales hoy la mayoría tributa el impuesto interno; cosa que no aplica en las camionetas. ¿Motivos? Como decíamos anteriormente, son considerados vehículos de trabajo, aunque los usuarios utilicen su caja solo para cargar bicicletas y algún que otro elemento que por sus dimensiones, no entraría en el baúl de un auto familiar.




En este escenario, las versiones especiales de las camionetas no tardaron en llegar. El ley motive de estas “chatas”, es levantar la vara en todo lo que tenga que ver habitabilidad, confort y estética.

Nissan no contaba con ninguna edición diferenciadora entre su saga y en base a ello, presentó hace días atrás una versión que se apellida X-Gear. ¿Su diferencial? Un tratamiento estético más deportivo que le puso un poco más de distancia a sus hermanas más sobrias.
La parrilla cromada fue intervenida para que luzca oscura, lo cual le sienta muy bien y está en sintonía con sus ópticas de fondo oscuro. Las llantas, también son oscuras y los laterales de las puertas sumaron unos stickers con la leyenda X-Gear.



De perfil, también se tiñeron de oscuro las carcasas de los espejos laterales y los estribos. Las barras de techo, de color gris en toda la saga, también son oscuras en esta edición.



El adicional más notable, es una barra San Antonio, negra, por supuesto, e incluso los ganchos para sujetar la carga y el paragolpes trasero es negro. La Nissan X Gear, no llegó para derrocar a la Frontier LE, es decir la tope de gama. Es por ello que, tiene algunos faltantes.


Por ejemplo, su caja no cuenta con protector ni lona cobertora. Sin embargo, el mayor de los regaños, recae sobre su pobre dotación de airbsgs (dos para conductor y acompañante). El que quiera sentirse más seguro, deberá escalar hasta la Frontier tope de gama, la cual ofrece 6 airbgs. La X-Gear se ofrece en dos versiones, ambas con caja automática de 7 marchas, cuyo diferencial de precios se basa en dos cuestiones: La más accesible ($2.360.000) cuenta con tracción simple el motor 2.3 litros con un solo turbo entrega 160 CV y un torque máximo de 402 Nm. Mientras que la más costosa ($2.770.000), se equipa con doble tracción y el motor cuenta con dos turbos, lo que en la práctica se traduce en 190 CV y un torque máximo de 450 Nm.

Cómo anda

Nuestra unidad de prueba contaba con doble tracción y aprovechando nuestra localía y cercanía a las sierras de Córdoba, fue el primer escenario donde incursionamos. Este sistema le permite prácticamente incursionar por cualquier tipo de terreno. Si a ello, se le suma el potencial de su motor (el torque aparece a muy bajo régimen entre las 1.500 y 2.500 vueltas), el resultado es una dosis de fuerza y destreza que la ubica entre las mejores de su segmento, en este tipo de incursiones.



Sin embargo, un faltante para lo que off road se refiere, es el bloqueo de diferencial trasero. Es decir, aquel sistema que cuando alguna de las ruedas del eje trasero queda en el aire, la bloquea con el fin de pasar dicha fuerza a la rueda que está apoyada. Al no disponer de este sistema, la rueda queda girando en el aire y la camioneta pierde el “envión” necesario para seguir la marcha.



Además de su condición off road, destacamos lo bien aislada que está su cabina, puesto que durante los caminos pedregosos y de tierra que aceleramos, el interior queda totalmente aislado de lo que acontece afuera.

Aquí, también influye su sistema de suspensión, el cual no transmite sequedades ni golpeteos al interior. Si le recriminamos que el ronroneo de su motor diésel se escucha demasiado adentro, más aún cuando se la exige.

Durante la semana, la Frontier X-Gear se convirtió en nuestro vehículo de rutina para movernos por la ciudad. Lo que más destacamos de esta y todas las Frontier que manejamos desde que se produce en Córdoba, es su sistema de suspensión.



Vale recordar que la Frontier es la única en su categoría que ofrece una suspensión trasera, que si bien tiene un eje rígido, este oficia como una especie de suspensión independiente, gracias a sus resortes helecoidales. Esta es la explicación de porqué la camioneta tiene una de las mejores performance en ciudad (no es “saltarina” ni dura) y en la ruta se muestra muy firme, lo que en definitiva transmite mucha seguridad.



El consumo es otro de los aspectos a remarcar. En ciudad, ronda los 11.5 litros cada 100 km. En ruta a 130 km/h, es muy similar: 10.5 litros para recorrer la misma distancia. En tanto que, si uno no tiene el pie demasiado pesado y circula entre 100 y 110 km/h, el consumo es realmente bajo: entre 7.5 y 8 litros cada 100 km.

La Nissan X-Gear fue un gran motivo para volver a subirnos a la Frontier. Una camioneta de las más equilibradas del segmento que viene abriéndose paso entre las “chatas” más vendidas del segmento y que ahora cuenta con esta edición para los que le gusta las camionetas con estirpe más agresiva. Y por último, un dato no menor, es que esta edición no es la más costosa de la familia, pese a tener un tratamiento diferencial.

Ficha Técnica

Modelo: Nissan Frontier X-Gear

Fabricado en: Argentina

Motor: turbo diésel de 2.3 litros de 160 y 190 CV

Caja: automática de 7

– Medidas: largo 5,260 mm; ancho 1,850 mm; alto 1,860 mm.

Distancia entre ejes: 3.150 mm.

– Capacidad de carga: 995 kilos.

Garantía: 5 años o 150 mil kilómetros

Precio: Nissan Frontier X-Gear 4×2: $2.360.000/Nissan Frontier X-Gear 4×4: $2.770.000

Posted in Pruebas

Leer más