Lanzamiento: Lifan X70

Un nuevo SUV llega al mercado para pelear contra otro chino (Chery Tiggo 5) y modelos como la EcoSport. Su diseño, nivel de confort y seguridad se sitúa entre la media. Su valor, no es muy atractivo.

En el día de hoy una de las terminales chinas con más trayectoria en el país, sumó a su actual porfolio de SUVs, (Lifan X50, Lifan X60 y el siete plazas My Way), un nuevo integrante. Se trata del X70, un utilitario deportivo con una muy interesante estética y que por sus proporciones (Mide 4,40 metros de largo, con 2,62 metros de distancia entre ejes), rivaliza con varios modelos reconocidos, como la Honda HR-V, Jeep Renegade, Ford EcoSport, Nissan Kicks, pero que si nos guiamos por su origen, apunta de lleno al Chery Tiggo 5, el otro modelo chino, sin olvidarnos del Geely Emgrand X3, que llegará al mercado en los próximos dos meses.

El lanzamiento se llevó a cabo en la Ciudad de Buenos Aires, donde la marca aprovechó para repasar los últimos pasos de la marca y contextualizar los resultados que están logrando con el momento que vive el mercado.

Este momento es complicado pero no es el 2001, es temporalmente complicado, y en este tiempo de crisis, es tiempo de oportunidades. Es momento de capacitar en ventas y post-venta”, dijo Daniel Lucesoli, director Comercial de Lifan.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Volviendo al Lifan X70, hay que destacar que se forja sobre una nueva plataforma global de la marca, que pese a su origen chino, el diseño fue resuelto en Italia y que muchos de sus componentes, son de proveedores conocidos en la industria, como por ejemplo la firma Bosch.

Se ofrece con una única motorización naftera de 2.0L y 140Cv de 16 válvulas. Se puede elegir entre una caja manual de 5 marchas o automática CVT con opción de modo Sport.

Su porte es interesante, y colaboran a su aspecto fortachón y moderno, sus llantas de 18 pulgadas (para toda la gama), las luces delanteras que pese a ser halógenas, cuentan con los infaltables Leds de posición. Los faros traseros son de la misma tecnología.

Sorprende para bien la propuesta puertas adentro, pues sus dos versiones disponibles cuentan con asientos de cuero (cuero ecológico), y soluciones interesantes como la apertura sin llave y arranque por botón. Frente al conductor, ofrece un volante multi función y un tablero con relojes analógicos y digitales. Nos agradó el tamaño de su pantalla táctil de 9 pulgadas que cuenta con Mirror Link para iOS y Android, conectividad Bluetooth y puerto USB. Suma la cámara de retroceso y sensores de estacionamiento delanteros y traseros, pero no ofrece GPS.

El apartado de seguridad, cuenta con lo básico y obligatorio ( frenos ABS, doble airbag frontal y anclajes Isofix para sillas infantiles), pero suma a su vez el tan necesario Control de Estabilidad (ESP) y el sistema de asistencia en pendiente. La marca destacó que cuenta con protección de impacto lateral y que la columna de dirección es colapsable. El punto flojo se lo lleva su pobre dotación de airbags, considerando que muchos de sus rivales, ofrecen hasta 6.

¿Que tal el precio?

La gama se inicia en los $681.000 y asciende hasta los $749.000, en el caso que la caja sea la CVT. Son valores que no seducen, como uno piensa que debería suceder con todo producto chino. Queda entonces, pegada en este aspecto con modelos como la Honda HR-V (desde $661.800), superando incluso a la líder del segmento Ford EcoSport (desde $467.700). Su rival más directo, Tiggo 5 tiene un valor que parte en los $605.700, con una motorización 2.0 de 138 CV. De modo, que su precio no es su principal bastión.