¿Qué cambios trae el Volkswagen Golf VIII?

En solo unos meses, la nueva generación de uno de los autos más vendidos de la historia saldrá a la luz. Siempre se caracterizó por “renovaciones conservadoras”. Ahora, ¿con qué se viene?

Si hay un auto que perdura en el tiempo ese es el Volkswagen Golf. Fiel a su estilo conservador, sin grandes modificaciones en sus líneas, este modelo tiene más de cuatro décadas de vida ( nació 29 de marzo de 1974), y aún cuando se habla de una nueva generación crea suspenso y aumente las expectativas.

Las siete generaciones del Golf, esperando a su próximo seguidor

Sobre esta nueva edición, que en principio podría ser revelada en octubre, recién salió a la luz un boceto que muestra algunas de sus líneas, las cuales a simple vista no “destellan” por los cambios.

Sin embargo, donde sí se espera un paso adelante, es en los sistemas de info-entretenimiento y conectividad, además de la motorización.

 

 

Comenzando por el último aspecto, Volkswagen ha revelado algunos datos aprovechando el Vienna Motor Symposium que se celebró en la capital austriaca, donde mostró el nuevo sistema microhíbrido que estrenará el Volkswagen Golf VIII.

El paso del Golf a la electrificación está basado en un sistema eléctrico de 48 voltios (mHEV) que se llevará a producción este mismo año y estará disponible tanto para el motor 1.0 TSI como para el 1.5 TSI evo, ambos asociados a la transmisión automática DSG de doble embrague.

 

 

El sistema se basa en un motor de arranque/alternador capaz de apoyar al motor térmico -acoplado al cigüeñal mediante una correa-, y una pequeña batería de iones de litio que se recarga en las fases de deceleración y va ubicada bajo el asiento del pasajero. La batería convencional de 12V ahora va instalada en la parte trasera del vehículo.

Según Volkswagen, esta solución mild-hybrid permite reducir el consumo de en alrededor de 0,4L/100Km gracias a una función FMA (Freewheel, Motor Off) de conducción a vela que apaga el motor . La marca también asegura que apenas se aprecia en el momento en que vuelve a arrancar- y permite circular sin consumir combustible.

Además, este sistema FMA mejora su eficiencia al recurrir a una función predictiva basada en el sistema de navegación, que tiene en cuenta por ejemplo los límites de velocidad o las curvas del trayecto para aprovechar al máximo la energía cinética del vehículo.

En cuanto al diseño, los primeros bocetos muestran trazos generales de un exterior que evolucionó especialmente en el frontal, con las ópticas delanteras entrelazadas, con faros estrechos y un marcado nervio lateral.

Por dentro, las modificaciones más notables se advierten en el tablero, adoptando una nueva disposición para su sistema multimedia, dándole continuidad a la instrumentación totalmente digital en una configuración semejante a la del Mercedes Clase A.

Mientras se espera la presentación del nuevo modelo, el fabricante de Wolfsburgo ya anunció que en 2030 pretende que el 40% de su gama sea eléctrica, si bien los motores de combustión todavía tendrán un importante peso en las próximas décadas, sobre todo si su eficiencia se puede mejorar mediante soluciones como la microhibridación.