Caso de De La Sota: Entre la falla humana y el accionar “tecno”

El accidente fatal del ex mandatario cordobés, abrió el debate sobre el nivel de seguridad en los coches. ¿Hay tecnologías que podrían haber evitado o aminorado el impacto? Te lo contamos aquí.

El accidente automovilístico que le costó la vida al ex mandatario cordobés Juan Manuel De La Sota este fin de semana, dejó conmocionado a todo el sector político nacional y a la sociedad cordobesa en particular.

Una fatalidad que ha trascendido por todos los medios del país, claramente por la envergadura del actor fallecido. Pero lo que sucedió paralelamente a ello, fue un debate por determinar si el coche que era conducido por De La Sota, hubiese podido o no evitar el triste desenlace.

Un cuestionamiento impensado tan solo hace diez años atrás, dadas las circunstancias en las que se generó la fatalidad: el vehículo se incrustó en el acoplado de un camión que circulaba por mano derecha -como corresponde- sobre una autovía (ruta nacional 36) que une la ciudad de Córdoba con Rio Cuarto.

Y decimos que es impensado porque, de los diversos tipos de siniestros automovilísticos, se sabe que, donde uno de los involucrados es un camión, por lo general no quedan sobrevivientes.

Pero hubo dos factores claves en este trágico acontecimiento que abrieron el debate: El primero de ello, es que el modelo del ex gobernador de Córdoba, era el Volvo XC60, un SUV (Sport Utility Vehicle), que está entre los modelos más seguros del mundo.

El otro factor – el cual será revelado cuando se lleven a cabo las pericias- es que todo indica que el Juan Manuel De La Sota se durmió o no pudo divisar el camión, y por ello la mitad de la carrocería del XC60, terminó prácticamente abajo del acoplado cargado con cereal.

La pregunta que surge entonces es: uno de los autos más seguros del mundo como el este Volvo XC60, ¿Podría haber aminorado las secuelas de tremendo impacto?

Volvo XC60 ¿Porqué es tan seguro?

El Volvo XC60 estuvo en boca de toda la prensa automovilística internacional a principios de este año. Pues el Organismo de Seguridad Vial Europeo, EuroNcap, conocido y reconocido por sus Crash Test o pruebas de choque, distinguió la segunda generación del Volvo XC60 con una puntuación casi perfecta de 98%, lo que le significaron la obtención de las 5 estrellas.

Dentro de dicha puntuación, se distinguió la protección para adultos (95%). Es decir, se evaluaron todos los elementos de seguridad pasiva que actúan cuando se produce el choque: airbags, cinturones de seguridad, y sobre todo si las zonas de deformación programada cumplieron su rol en tiempo y forma.

  • La velocidad y la zona: Los factores claves

Lo que no muchos saben es que las pruebas de impacto, se generan con patrones de velocidad determinados, dependiendo la zona de prueba.

  • Impacto frontal

No hace mucho se decidió incrementar la velocidad de impacto, y hoy el organismo europeo, realiza los choques frontales contra una barrera deformable con solape parcial a 64 km/h.

  • Impacto Lateral

La simulación es llevada a cabo con una barrera móvil deformable que impacta contra la puerta del conductor a 50km/h. Se implementó también el impacto lateral contra un poste, donde los airbags laterales o de cortina ayudarían a proteger la cabeza y el torso. En este caso el test se realiza a 30 km/h.

  • Impacto de peatones

Se lo implementó hace poco para estudiar el daño causado a éstos en caso de accidente por atropello. Para este caso, se simulan atropellos a 40km/h a adultos y niños, y se realizan con “simuladores” de partes del cuerpo, como unas supuestas piernas, un supuesto tórax o una supuesta cabeza.

Conclusión 1

Con todos estos datos sobre la mesa, la primera lectura que se obtienen de los diferentes Crash Test, tanto de la EuroNcap como de otros organismos, es que los coches están pensados para resistir impactos y proteger a sus ocupantes, en velocidades moderadas, algunas de ellas no representativas con la realidad.

De modo que, superadas dichas marcas, ningún fabricante, incluso Volvo -la marca con los modelos más seguros del mundo- puede acercarse a los resultados que uno puede ver en los diferentes videos que el mismo organismo publica.

Las pericias que analizarán al Volvo XC60 que conducía De La Sota, determinarán la velocidad en la que conducía el ex gobernador. Pero todo indica (el impacto hizo explotar dos neumáticos del eje trasero del acoplado), que la velocidad era elevada.

El otro aspecto del que se habla, es si los diferentes asistentes de seguridad (todo aquello que actúa previo al impacto) del Volvo XC60, pudieron intervenir para evitar o en todo caso disminuir las secuelas del impacto. Esta categoría, es también evaluada por el organismo europeo y dentro de ella, el XC60 (segunda generación) obtuvo, obtuvo el 93% de eficacia sobre 100%, gracias a su asistente de frenado de emergencia en ciudad (BAS, por sus siglas en inglés).

A partir de 2020, nadie debería morir o resultar herido en un automóvil nuevo de Volvo. Malin Ekholm, vicepresidente de Volvo Cars Safety Center

Fue en ese contexto, en el que el propio Malin Ekholm, vicepresidente de Volvo Cars Safety Center, dijo la famosa fase: “A partir de 2020, nadie debería morir o resultar herido en un automóvil nuevo de Volvo”.

Tal frase toma sentido en el accidente ocasionado el pasado sábado 15 de Septiembre con el Volvo XC60 de De La Sota, que incluso no era de la segunda generación, la cual fue galardonada por EuroNcap. Sino que era de la primera generación que se comercializó en nuestro país desde Octubre del 2009 hasta diciembre del 2017, y que desde luego presentaba varios diferenciales en seguridad, con respecto a su actual generación.

¿Que seguridad destacada tenía el Volvo XC60 primera generación?

El más destacado de todos, es que ofrecía de serie el City Safety II, el primer sistema electrónico que evita accidentes en ciudad. Este sistema se activa solo por debajo de los 50 km/h, cuando detectaba la posibilidad de un choque. 

¿Cómo? Accionan los frenos de manera automática en caso de que no haya ninguna reacción por parte del conductor. ¿Esto, podría haber evitado el accidente de De La Sota?. Seguramente no, pues de momento que el auto deja la ciudad para circular por una autovía, se interpreta que la velocidad mínima es de 60 km/h y por ende, el City Safety, no interviene.

También disponía del Corner Traction Control, que mejoraba notablemente el comportamiento del coche en curvas y el control de vehículos en el ángulo muerto, el cual funcionaba muy bien gracias a la sustitución de las cámaras por sensores de detección por radar. Otro sistema de seguridad activo con el que contaba, el XC60 de primera generación era, el cambio activo entre luces altas y cortas

¿Qué sistemas podrían haber evitado el accidente?

Hoy, por suerte, no solo Volvo sino varias marcas generalistas equipan a varios de sus modelos con sistemas de seguridad denominados ADAS (Advane, Driver, Assitence System), muchos de los cuales, pueden aminorar las secuelas de un coque.

  • Active Safety

Hace semanas se presentó el nuevo Citroën C4 Cactus brasilero (leer nota), y entre varios de sus ítems, el más destacado es el de seguridad. La marca mencionó 12 ayudas de conducción, entre ellos el Active Safety (reduce la velocidad para evitar un posible impacto frontal), el cual puede intervenir hasta una velocidad de 80 km/h. En otros modelos, como el Volvo XC60 de segunda generación, dicho rango se extiende hasta los 150 km/h.

  • Control Crucero adaptativo

La última evolución del control crucero es el Control Crucero Adaptativo o CCA. El sistema primero alerta al conductor del peligro y luego reduce la velocidad del auto actuando directamente sobre el sistema de frenos. Con ello, mantiene la distancia de seguridad que haya sido predeterminada. Una vez que el carril por el que se circula queda libre, el sistema acelera el vehículo hasta la velocidad que hayamos programado.

Modelos como el Peugeot 3008 (leer nota) y 5008 (leer nota) , incluso la Ford Ranger,  ahora lo ofrece, convirtiéndose en la única camioneta con este sistema (opera entre los 130 y 180 km/h). El Volvo CX60, por supuesto lo dispone, pero para que dicho sistema actúe e interfiera, tiene que estar activado.

  • Detector de fatiga

Este sistema monitorea a través de la cámara y del sensor de rotación la posición y movimiento del vehículo dentro del carril. Alertará al conductor que deberá estar más atento al volante o tomar un descanso. Por ejemplo, en el recién probado C4 Cactus, el conductor recibe un mensaje, ¡Manténgase Atento! Junto a una señal sonora. Si uno no responde a la señal, el sistema sugiere la detención completa, cuando detecta que el conductor, por ejemplo, condujo dos horas seguidas a una velocidad de 65 km/h.

  • Pre-Carga de Frenos y Alerta de Riesgo Sonora y Visual

Es una advertencia de colisión sonora y visual en aquellas situaciones de conducción que constituyen un alto riesgo de colisión con el vehículo que está delante, y es para destacar que otra pick up, como la Chevrolet S-10, lo ofrece. En algunos modelos, se combina con el ya mencionado control de velocidad adaptativo, de modo que si detecta una desviación menor de una distancia de seguimiento suficiente se enciende una luz de advertencia roja que se refleja en el parabrisas y pre-carga los frenos, listo para detenerse rápidamente.

Conclusión 2

En el caso que algunos de estos sistemas mencionados o la combinación de varios, hubiesen estado presente en el vehículo de De La Sota, podrían haber alertado del posible impacto al conductor. Y en caso de que no haya habido respuesta ante las alarmas o avisos, el impacto podría haber sido mucho menor tras la intervención del sistema de frenado automático o por la intervención del Control Crucero Adaptativo. Sin embargo, cabe destacar que el conductor puede activar o desactivar estos sistemas, por lo cual si decide no usarlos en la ruta, tampoco son una garantía de vida porque no estarían interviniendo por decisión propia del usuario del vehículo.