Contacto: Renault Kwid

Desde hoy el Kwid ya puede comprarse en las concesionarias. Antes de ello, Motriz lo probó y te cuenta todo de este exponente que viene a rivalizar con un precio accesible, un motor que consume poco. Tiene 4 airbags de serie como uno de sus principales bastiones

A partir de hoy, el espacio que dejó vació el Renault Clio (se discontinuó en octubre del año pasado), tiene su reemplazante definitivo -estaba siendo ocupado provisoriamente por la versión Autentique del Sandero-.

Nos referimos al Kwid, un exponente del Segmento A (chico) al cual pudimos tomar contacto cuerpo a cuerpo, la semana pasada, por la pintoresca ciudad de Mar del Plata.

Se trató de una prueba de manejo libre organizada por la marca para unos pocos medios, entre los cuales, Motriz pudo acceder con la condición de no publicar nada al respecto, hasta el día de lanzamiento de la pre venta del Kwid, el cual justamente inició hoy, 1 de noviembre, y se extenderá hasta el próximo 22 del corriente.

En ese período, un amplio stock de unidades (no se delimitó cupo) estarán disponibles en 4 diferentes versiones en los siguientes valores: $223.800 (Life), $231.900 (Zen), $243.500 (Intense) y $249.200 (Iconic).

A partir del año que viene se sumará una quinta versión llamada Outsider, con una serie de apliques y detalles “pseud” off road, entre ellos las barras en el techo y las llantas de aleación.

Este pequeño citadino llega proveniente desde Brasil, estrenando una nueva plataforma modular que se llama CMFA, y que según comentaron voceros de la marca, será la base para futuros modelos, entre ellos un venidero SUV (Sport Utility Vehicle).

Este dato, fue aclarado y subrayado con el fin de marcar diferencias con respecto al Kwid de origen Indio, el cual estuvo en boca de todos por sus pésimos resultados (cero estrellas) en las pruebas de choque, realizadas por GlobalINCAP.

Esta mala carta de presentación llevó a Renault a informar que el Kwid brasilero recibió refuerzos estructurales de acero. De todas formas, no se efectuaron otras nuevas pruebas para chequear si este refuerzo en su estructura, mejora o no su seguridad.

Además de dicho refuerzo, la marca decidió dotarlo de 4 airbags, lo que lo convierte en el auto más accesible con dicha dotación. Posee también ganchos Isofix, pero tres de sus cuatro versiones, no cuentan con el tercer apoya cabezas.

La marca para frente al Kwid como rivales directos al Fiat Mobi y al Volkswagen Up!, y si los comparamos el modelo de Renault es el más agraciado estéticamente.

Tiene muchas reminiscencias a las líneas de Sandero Stepway, al Duster e incluso al venidero Koleos que llega en el mes de diciembre.

Se trata de todos modelos, con aires de SUVs, y si bien en la práctica el Kwid está lejos de serlo, hay que admitir que por su buen despeje del suelo (18cm) y la posición de manejo bien elevada (la butaca ni el volante tienen reglajes para regular altura), tiene un suspiro a SUV chico. Solo un suspiro.

El otro estreno fuerte de este nuevo Renault, se da debajo de su capot. Hablamos de un motor 1.0 SCE (Smart Control Eficient), que marca el estreno de una nueva familia de motores dentro de la marca (el próximo estreno se generará en febrero en las entrañas del Kicks, cuando equipe un nuevo propulsor 1.6 en Febrero, de 115 CV).

Volviendo al pequeño propulsor del Kwid, hay que decir que se suma a la onda de los motores de 3 cilindros -al igual que el VW Up!- con una potencia de 66 CV.

Tuvimos la posibilidad de ponerlo en acción en ciudad, donde su potencia basta y sobra para trasladarse.

Su reacción es modesta y precisa ser ayudado con algunos rebajes, en tramos con pendiente, o en las salidas de las esquinas, por ejemplo, si se venía circulando en tercera. Salimos a la ruta, y está claro que no es el ambiente donde más cómodo se siente.

Tiene marchas muy cortas y queda en evidencia la pobre insonorización de todo el habitáculo, cuando su motor ronda las 3.500 vueltas y se pone un tanto gritón. Más allá de ello, su consumo es sostenido, promediando los 15.2 km por litro, transitando por ciudad como por ruta. No lo acompaña su tanque de apenas 35 litros, lo cual es un claro limitante a la hora de querer hacer distancias largas.

La versión con la que tomamos contacto fue la Iconic (tope de gama), y solo esta dispone de la única protagonista “tecno” de todo el habitáculo: una pantalla táctil de 7 pulgadas, que ofrece el ya conocido sistema Media Nav y en esta versión, cuenta además con la cámara de marcha atrás.

Después todo es tosco, y demasiado sencillo. Su tablero, cuenta con lo justo y necesario: velocímetro al centro, cuenta vueltas a la izquierda y el marcador de nafta (digital) a la izquierda.

Prevalece en su interior la sobriedad y los materiales en plásticos duros, de calidad media. El espacio es realmente acotado. En un primer tramo viajamos dos personas que superabamos el metro ochenta, y si la idea era viajar holgados, prácticamente ninguno de los dos dejamos lugar para que nadie entre detrás de nuestras butacas.

En un segundo tramo, nos ubicamos atrás y cedimos las butacas delanteras a dos personas de talle chica, y el espacio para nuestras rodillas, era realmente justo. No se trata de un auto para pasar muchas horas a bordo, pero si es ideal para moverse en la diaria y a bajo costo.

Su baúl, tiene  litros, y se ubica en la media de sus rivales. Su bajo costo, lo posicionan como gran candidato para los que buscan su primer auto, o para aquellos que andan buscando un segundo auto.

Tiene faltantes y cosas a mejorar, pero no tardará mucho para posicionarse entre los más vendidos del mercado. Algo que ya está sucediendo en Brasil, país donde se está comercializando desde el pasado mes de Julio.

Precios

Renault Kwid Life: $223.800

Renault Kwid Zen: $231.900

Renault Kwid Intense: $243.500

Renault Kwid Iconic: $249.200