Scania: “Un felino es una buena fuente de inspiración”

Kristofer Hansén, diseñador de la nueva generación de camiones, explicó cómo arranca el proceso de diseño de estos vehículos desde “la hoja en blanco” hasta el producto final

 

Frente a cuatro exponentes de las miles de configuraciones que permiten los camiones Scania, Kristofer Hansén, diseñador de la nueva generación de vehículos pesados, se explayó sobre su pasado, presente y futuro en una charla mano a mano con Motriz. 

Su historia en el mundo automotor comenzó tras recibirse de Diseñador Industrial, carrera que comenzó a estudiar a sus 26 años. Antes fue músico, tocó el bajo y sus intereses estaban totalmente alejados de esta industria. 

Luego arrancó la carrera y trabajó como diseñador, tuvo su propia consultoría donde ideó desde barcos y catamaranes hasta equipamiento de medicina y telefonía, y fue profesor en diferentes universidades de Suecia. Después de esas experiencias, llegó a Scania.

Conocedor como pocos de este mundo único que es el de camiones,  llegó su momento más importante: presentar la nueva generación de modelos para la cual trabajan desde hace 10 años en Suecia y hace dos en América Latina, donde se fabricarán desde febrero de 2019 en Brasil para la región.

En este contexto, el responsable de la imagen de estos productos detalló como se “rehace” un producto exitoso que no debe perder su esencia pero que tiene que “aggiornarse”.

 – Poco se habla de diseño en el mundo de los camiones, ya que en general, cuando lo hacemos, nos enfocamos en autos que se renuevan mucho más seguido. ¿Qué significó su desembarco en Scania y que experiencia tuvo con el rubro antes de este desafío? 

– Nunca había trabajado hasta entonces con camiones, aunque sí con maquinaria forestales o de corte. Diseñar camiones es emocionante porque es un trabajo integral, un producto complejo porque no solamente es el camión, sino que mucha gente lo piensa como una casa. Si bien es un vehículo, es su vivienda para el conductor porque pasa mucho tiempo arriba. 

Reconozco que fue un reto muy importante asumir este proyecto. Nosotros queríamos crear vehículos modernos, nuevos, icónicos, sin perder los activos que tenemos como marca. Para eso es importante entender la historia de la marca, saber quién es el cliente, el comprador y el conductor. 

Para Latinoamérica también es muy interesante porque he percibido la importancia de los camiones ante la falta de los trenes, entonces trabajar en Scania tiene mucha exposición, todo el mundo conoce la marca. Soy un apasionado de lo que hago y siento que tengo algo latino en mi personalidad.

– ¿Cómo se diseña una nueva generación manteniendo el ADN de la marca?

– En general se arranca con una hoja el blanco pero con una planificación muy clara. Cuando tienes una identidad que no es potente es una cosa, pero con una identidad tan fuerte como es la de Scania tienes que hacer solo algunos ajustes. Hay que pensar mucho, tener inspiración para que no se pierda la oportunidad de seguir con el reto que ganó la marca.

En esa hoja en blanco un felino, por ejemplo, es siempre una buena base de inspiración. Después se sigue pensando y proyectando. Por ejemplo para hacer el exterior de la cabina se reunieron a tres diseñadores y cada uno hizo su proyecto. Luego me reuní con otro grupo de diseñadores para ver qué tiene más sentido o no; se invita a los usuarios/clientes para que opinen, analizan, evalúan y luego se sigue avanzando. 

– En esta renovación se crearon de nuevo las cabinas, que son tres, y se sumó una nueva S. ¿Se diseña una sola versión y sobre esa se hacen los agregados (techos altos y bajos, cabinas más anchas o angostas) o cada una forma parte de un proceso independiente?

Se trabaja en paralelo. Algunos trabajan con la cabina, otros con cada parte de la misma, pero es muy importante que haya una visión completa del proceso. Trabajaron 38 personas tratando de cuidar cada una de las partes del proyecto. Hay un concepto general y se trabajan luego los detalles.

– Esta generación se empezó a desarrollar hace 10 años, ¿ya trabajan en la nueva generación o en modificaciones para la actual?

– Sí, de hecho estamos trabajando en ello, pensamos no necesariamente en camiones sino en vehículos en general, no se cómo van a ser los próximo vehículos, pero ya estamos trabajando en ellos. La idea que tenemos clara es que vamos por el lado de los vehículos autónomos. Ya hay algunos borradores.

– Uno de los modelos que se presentó es color naranja. ¿Retomar el color es volver a la base de Scania? 

– Es así, hubo inspiración en el Yacaré para del color, pero buscamos un matiz que mostrara robustez. No queríamos amarillo porque lo tienen todos. Entonces buscamos este color porque expresa fortaleza. 

Detalles que no faltan

Los camiones Scania de nueva generación son hoy los más premium de la industria, incluso por encima de los autos de alta gama. Se diseñaron sobre la idea de ser más luminosos y seguros, con más capacidad de almacenamiento, ya que en Latinoamérica lo usan como su casa. 

Uno de los temas que más los desveló fue que las superficies sean aerodinámicas y optimizadas para gastar menos combustible. También la insonorización, el diseño y alcance de las luces y cada detalle que da personalidad. En el interior todo es nuevo y está pensado para lograr un ambiente más confortable.

“Es importante enfocarnos en el conductor, trayendo la idea de algo premium, expresando la fuerza ágil, las proporciones y colores para tener un ambiente apacible de conducción. Hay una riqueza de detalles increíbles. También hay muchas combinaciones, colores y texturas”, explicó el experto.