Ralitor: “Las marcas chinas vencieron los preconceptos”

Fernando Marino, director comercial de la empresa importadora de Dongfeng, JMC y Shineray, explicó el por qué del crecimiento vertiginoso de estas compañías en el país y cómo estas marcas chinas, siempre criticadas, ganaron y ganarán más prestigio

Hablar de un producto chino, hace algunos años atrás, era pensar únicamente en precio. Con poca calidad pero muy baratos era la descripción básica cuando se hablaba de cualquier industria que fabricara en ese país.

Pero la evolución de ese mercado se ha convertido en una de las más rápidas del mundo, y lo que otros países necesitaron décadas para hacer, allí lo lograron en apenas unos pocos años.

Eso fue lo que sucedió con los autos chinos, no solo crecieron en número de marcas sino también lo van logrando en calidad, según explican quienes apuestan a importar esas marcas al país, y eso se debe, entre otras cosas, a la exigencia que están recibiendo de sus propios consumidores, que con un mejor poder adquisitivo, demandan cada vez productos mejores.

Shineray, el último lanzamiento del grupo Ralitor en la Argentina

En este contexto entrevistamos a Fernando Marino, director comercial del grupo Ralitor, importador de tres marcas: Dongfeng, JMC y Shineray, quién a fin de año se convertirá en fabricante local, y esto nos contaba.

– Cuándo empieza la experiencia de Ralitor con los vehículos chinos?
– Nosotros fuimos, después de Chery que llegó en 2008, la segunda empresa que apostamos a modelos de ese origen. Lo que sucedió es que tuvimos menor relevancia porque lo hicimos en 2010 con Dongfeng, especializada en vehículos comerciales para carga de 3500 a 7000 kilos. 

En 2012 agregamos JMC, también de carga pero de un porte mediano; y ahora completamos la oferta con Shineray, que son utilitarios mas chicos, de 850 a 1000 kg de carga.

De esta manera ofrecemos una gama completa en utilitarios, algo que para la empresa y los concesionarios es muy importante porque les permite tener variedad de productos.

– ¿Las tres marcas se venden en los mismos concesionarios?
– Así es. Las tres están en los mismos puntos de venta que se instalaron en 2010.

En este segmento de vehículos de carga está el 60% de los monotributistas y ellos mismos manejan su camioncito

– ¿Cuál es el perfil del comprador estos productos?
– El público en general no conoce mucho el tema de utilitarios medianos, porque es más especifico de un transportista, pero en este segmento de vehículos de carga chicos está el 60% de los usuarios que tienen monotributo, que ellos mismos manejan su camioncito. Son muy demandados para transporte urbano e interurbano.

– Es decir, el fuerte de Ralitor son los comerciales
– Es así. Trabajamos también asociados con Baic, que tiene otros productos, pero en nuestro caso apuntamos a los comerciales.  Es nuestro fuerte. Si bien ponemos en la gama de livianos un furgón de 7 asientos, es porque la familia de vehículos lo tiene, al igual que una pick ups doble cabina, un furgón y otro furgón para pasajeros, pero en realidad pensamos que los comerciales son el fuerte de nuestra empresa.

Shineray combi, un nuevo producto de la marca china en venta en el país

– ¿Cómo fue cambiando el mercado desde que llegaron, en 2010, hasta hoy?
– El primer camión se importó en 2010. Al principio fue duro porque la gente siempre tiene un preconcepto con los chinos, pero en nuestro segmento, donde nos dedicamos a los vehículos de trabajo, es más fácil que en un producto que tenga que ver con toda la familia, porque la persona que compra un comercial mira el chasis, el motor, no se ocupa tanto de las estética. Por ejemplo el motor de los chinos es un Cummins, igual al que usa un Ford o Chevrolet. En los vehículos de pasajeros es diferente. Se mira el confort, la marca, la estética.

Igual, el crecimiento se dio a medida que los clientes fueron probando los modelos y le resultó el producto. Al ser más barato y rendir, fue creciendo la venta. Hoy la diferencia en precio es un 7% abajo, tampoco es gran cosa.

La industria automotriz china evolucionó en 5 años como no lo hizo nunca una empresa europea o americana

– En general, ¿cómo ven este crecimiento de marcas que explotó en los dos últimos años?
– En dos años creció la oferta de vehículos chinos en la Argentina y se perforaron los preconcentos en un montón de áreas. La industria automotriz china evolucionó en 5 años como no lo hizo nunca una empresa europea o americana, pegaron un salto de calidad acentuado. Hoy un auto chino no tiene diferencia con otro modelo europeo, se igualaron los procesos industriales.

JMC 601, un utilitario liviano que es un éxito para transportes urbanos

En realidad, es el mercado interno chino, con 24 millones de autos anuales, lo que llevó a mejorar la calidad, al perfeccionamiento. Las ventas internas duplican a las de Estados Unidos, es el más grande del mundo, y también en los últimos años el poder adquisitivo chino creció mucho, entonces son los mismos consumidores los que exigen calidad.

Por último, un dato a tener en cuenta, es que hasta ahora cualquier automotriz que llegaba a China debía asociarse con una marca local. Por ejemplo Volvo o BMW, entonces localmente aprovechan su calidad y las europeas o americanas aprovechan su mercado para vender.

A fin de año empezaremos a fabricar en la Argentina, será un vehículo comercial de alguna de las marcas que representamos

– Además de importar, tienen un proyecto de fabricación local. ¿En qué instancia se encuentra?
– En Ralitor tramitamos la autorización para fabricar en la Argentina y por decreto presidencial hace un año atrás fue aceptado. Lo haremos en un predio industrial propio en La Plata, ya cumplimos con los requerimientos de la Municipalidad y el organismo provincial de Desarrollo Sustentable. Ya tenemos el Certificado de Impacto Ambiental y seguimos con la habilitación municipal. Cuando eso esté listo se instalará una pequeña línea. Esperamos que sea a fin de año o principio de 2019.

– ¿Qué modelo y qué marca será?
– Será un vehículo utilitario. Estamos viendo con cuál de todas las empresas que representamos daremos el primer paso.