“En Córdoba vamos a fabricar 25.000 Nissan Frontier”

José Luis Valls, presidente ejecutivo para Nissan en América Latina, detalló los planes de la marca en el país, en qué momento se encuentra la inversión en Córdoba y cómo saldrán a competir contras las pick ups cuando esté lista la versión argentina y dejen de importar de México

José Luis Valls, presidente ejecutivo de Nissan para América Latina

La octava edición del Salón del Automóvil de Buenos Aires será la última para Nissan como importador de autos. El próximo encuentro, en 2019, encontrará a la marca como otra de las terminales que fabrican en la Argentina. Y el cambio de condición será tan importante para la industria en general como para el posicionamiento de la japonesa en el mercado.

En este marco, Motriz entrevistó a José Luis Valls, número uno de la marca para América Latina, donde hicimos un repaso desde el estado actual de las inversiones en Córdoba hasta cómo será la Frontier que se fabrique en el país comparada con la mexicana que hoy se vende. Además, cómo ven desde la empresa a la industria argentina.

– Motriz: Hace poco más de un año anunciaron una inversión de u$s600 millones en Córdoba y hoy las obras ya están en marcha. ¿En qué etapa se encuentran los trabajos en la planta?
– José Luis Valls: El proyecto de Córdoba va muy bien. Hace dos años estábamos llegando al país como subsidiaria, hasta el momento importando vehículos.  Luego anunciamos que seremos fabricantes.  Dos años después las inversiones se hicieron, contratamos gente, se está construyendo un edificio Nissan en el predio y estamos listos para arrancar la producción en septiembre de 2018. 

No es una camino fácil porque hay que transformar una planta desde cero para que sea moderna y además preparar las instalaciones para fabricar una pick ups, que nunca lo había hecho en su vida. Se necesita esfuerzo y que toda la infraestructura de alrededor de Santa Isabel se actualice, y en eso estamos trabajando. Es una oportunidad muy importante.

– M: El proyecto de Nissan es con Renault y Mercedes Benz. ¿Cómo se trabaja entre las tres marcas?
– JLV: Se trabaja en equipo. La arquitectura y la plataforma son de Nissan, pero se produce en una estructura de Renault, y dentro de eso está el acuerdo con Daimler. Es un trabajo que nos exige a todos, porque cada marca tiene sus partes referenciables, pero se trabaja con armonía. No es el triunfo de uno, es el triunfo de todos.

– M- Estuvimos en la planta y vimos que están probando las camionetas. ¿Habrá cambios en comparación con la que se importa desde México?
– JLV: Se están haciendo testeos con la camioneta, como frenos, amortiguadores. De todos modos, la Nissan que ya se vende en la región se probó en Perú y Chile. Tenemos que generar una pick up que pueda soportar las condiciones más extremas de uso, para eso, trabajamos con los ingenieros en minas y se realizaron algunos ajustes técnicos, se reforzó la arquitectura, el chasis, se levantó el vehículo y ahora tenemos la pick up más alta del mundo. Y la que se hará en Córdoba tendrá estas características. Queremos asegurarnos que tendremos las mismas condiciones que hay en México. Pero no hay una pick up diferente.

– M: Cuando anunciaron el proyecto hablaron de una capacidad instalada de 70.000 unidades. ¿En qué plazo piensan alcanzar ese número?
– JLV: Es un número para alcanzar gradualmente.

– M: ¿Y las 70.000 unidades corresponden la capacidad instalada total o tienen capacidad para producir más?
– JLV: Es el límite. Hay planes de expansión porque las expectativas de arranque son conservadoras. Si bien tenemos un mercado como Brasil trabajando a media máquina, el día que se despierte va a poner mucha presión. Tenemos planes de incrementar la capacidad acelerando la cantidad de unidades que se pueden hacer por hora. Sabemos que con pequeñas inversiones podemos lograr aumentar la capacidad por hora.

Vamos paso a paso, creo que las 70.000 unidades en el corto plazo se irán alcanzando pero gradualmente, en mediano plazo ya se tendría que estar en ese número. Daimler empieza a producir recién al cierre de la década. En un inicio arrancan Nissan y Renault. Por eso hay que darle tiempo.

– M: ¿Qué cantidad de unidades corresponderá a cada marca?
– JLV: Mi objetivo son 25.000 unidades con el logo Nissan. No en el primer día sino de forma gradual. Ese es nuestro objetivo y será no solo para la Argentina sino también para exportación.

Nuestro objetivo es fabricar 25.000 unidades con el logo Nissan. No en el primer día, sino en forma gradual y será también para exportación

– M: ¿A qué mercados se exportará?
– JLV: Arrancamos con los principales que son Argentina y Brasil. Luego mi intención es abastecer a todo Latinoamérica desde Argentina, lo que también será un cambio gradual porque hasta ahora lo hizo México. Y para eso tenemos que trabajar en la competitividad, porque con México todavía hay algunas diferencias.

En un mercado protegido está bien, pero en un mercado abierto para tener la competitividad de México es parte del trabajo que hay que hacer. Estamos en diálogo con el Gobierno trabajando porque es el bien de todos generar esa competitividad que nos abra las puertas del mundo para exportar más allá de nuestros hermanos de Brasil.

M: El mercado de las Pick ups está creciendo mucho. ¿Cuáles son sus planes para crecer en posicionamiento y en qué tiempo piensan lograr resultados con el producto local?
– JLV: Tenemos un plan, una inversión y mucha ambición, no venimos a hacer una inversión de este calibre para hacer un trabajo mediocre. Tenemos una ambición muy grande, con ADN japonés que está siendo bien recibido en la región.

Tenemos una pick up reconocida a nivel mundial con mucha experiencia en el segmento pick ups y SUV. Tenemos expectativas muy altas, que iremos viendo paso a paso. Esperamos estar en el top tres de las pick ups de la región en poco tiempo, ya en 2020. Pensemos que recién en 2018 tendremos la producción en marcha. No podemos distribuir hoy en todo el país, hay que prepararse. Estamos haciendo la tarea disciplinadamente, con enfoque fuerte a satisfacción del cliente, al servicio.

– M: La fabricación local también les abre las puertas para importar más. O sea, más allá de la pick up, ¿esperan un cambio general?
– JLV: Hoy dependíamos de una cuota de México, entonces independientemente de la industria, nosotros íbamos a vender la cuota de México. Teníamos poca participación de mercado. Esto abrió el juego y es muy diferente también con la inversión de Brasil, ya que hoy produce vehículos de pasajeros, March y Versa,  y pronto fabricará el Kicks de exportación, entonces eso nos abre el juego, ya que gran parte del volumen se importará sin restricciones. México y otros mercados nos darán entonces productos de complemento, porque el 80% del volumen se producirá localmente.

– M: ¿Cómo ven el mercado y cuales serían los ajustes que faltan en términos de competividad?
– JLV: Siempre me preguntan en materia impositiva que haría, no estoy en condiciones de juzgar que haría, cada Gobierno tiene sus prioridades. Lo que pido es continuidad en las reglas de juego, las quiero saber, entender y que nos las cambien porque las inversiones son de largo plazo y hay que convencer a las casas matrices para hacerlas con reglas claras.

Lo único que pido es continuidad en las reglas de juego, las quiero saber, entender y que no las cambien porque las inversiones son de largo plazo

Creo que se están tomando decisiones para tomar una base de proveedores más fuerte y competitiva, está en claro con el Gobierno el tema de competitividad, inversión en infraestructura, logística, el tren debe llevar a los puertos. Todo es un diálogo permanente que tenemos y lo llevo adelante desde hace tiempo. El Gobierno están consciente y están actuando.

El potencial del país siempre lo vi en un millón de unidades, creo que es cuestión de tiempo, las cosas no están fáciles pero la industria sigue para adelante, seguimos creciendo y creo que podemos llegar al millón de unidades, donde no debemos llegar como un pico histórico sino que el país tiene las condiciones con la inversiones que vendrán en infraestructura para llegar al millón de unidades sostenibles.