Salón de Frankfurt: Renault sorprende con el Symbioz

Se trata de un concept eléctrico, de 600cv, que recrea la unión entre la utilidad de un auto y la comodidad de estar en el hogar. Es autónomo y conectado. También presentó el nuevo deportivo de calle con cinco puertas y nueva opción de caja de cambios

Renault fue una de las primeras marcas en presentarse en Frankfurt, uno de los salones más importantes de Europa, y lo hizo con pocos modelos que dieron mucho que hablar.

La primera sorpresa fue el nuevo concept-car Symbioz, un modelo que  abre las puertas del futuro, con la mira en 2030.0 Se trata de un vehículo eléctrico, autónomo y conectado con todos los demás elementos de su entorno, que tiene como objetivo hacer sentir a los pasajeros como si estuvieran en su casa: en la ruta, el vehículo se transforma en una prolongación del hogar. En casa, hace las veces de habitación adicional móvil, modular y multifuncional.

El modelo es una berlina que tiene 4,70 metros de largo por 1,98 de ancho y 1,35 de alto. Para acceder al auto, hay cuatro puertas de apertura opuesta en la zona inferior y una superficie acristalada compartida en configuración alas de gaviota. Una vez dentro cuatro asientos independientes se orientan hacia el exterior para facilitar la entrada.

En diseño, desde una mirada frontal, el concept se destaca el gran rombo de la marca, acompañado por ópticas reducidas a la mínima expresión que se prolongan en forma de C. En general, toda su línea exterior se caracteriza por un diseño con zonas bien marcadas, mientras que en el interior, el habitáculo de estilo burbuja está repleto de superficies acristaladas.

Su carrocería es de fibra de carbono, con un tratamiento mate en la parte delantera y satinado en la parte trasera.

Gracias a su tratamiento de cristal, todas las superficies de vidrio (cristal o policarbonato) maximizan la transparencia y facilitan el paso y la difusión de la luz en el habitáculo.

El diseño específico del techo, que parece suspendido sobre el habitáculo, limita las superficies de unión con estructuras metálicas en beneficio, una vez más, de la luminosidad.

Además de mármol, porcelana, madera y lino para las distintas superficies, el interior del prototipo tiene una pantalla OLED de 80 cm que hace las funciones de cuadro de mandos e interfaz para el sistema de infoentretenimiento y un volante de formas modernas que se esconde al conectar el sistema de conducción autónoma, los pedales se retraen y los asientos delanteros se pueden mirando hacia atrás.

Las llantas recuperan en su diseño el principio de los radios de las ruedas de bicicleta. Cubiertas por neumáticos Michelin slimline de banda estrecha, estas llantas han sido desarrolladas de manera específica por el fabricante francés con la finalidad de maximizar la eficacia energética del vehículo.

Al igual que en el concept-car TREZOR, los logotipos Renault situados en la parte delantera, la parte trasera y los laterales del vehículo se iluminan en modo autónomo y los deflectores traseros de la carrocería incorporan sensores y cámaras que el sistema de conducción autónoma.

En cuanto a la motorización, tiene dos motores eléctricos de imanes permanentes capaces de generar 500 kW (680 CV) de potencia y 660 Nm de par motor. Por ejemplo, cuando no se programa ningún trayecto importante para las próximas 48 horas, la batería del vehículo utiliza la carga mínima (conservando suficiente energía para un desplazamiento puntual corto, por ejemplo) con objeto de optimizar la distribución de la electricidad en el hogar.

Por el contrario, si se programa una salida de fin de semana para el sábado por la mañana, la batería del vehículo se cargará al máximo durante la noche del viernes al sábado, disminuyendo progresivamente la calefacción de la vivienda.

Por otro lado, se puede programar la utilización o no de la energía almacenada en las baterías para alimentar temporalmente las luces, pantallas y equipos domésticos de la vivienda en periodos de sobreconsumo. En caso de fallo eléctrico, este cambio se produce de forma automática.

 

El nombre

Symbioz procede del término “simbiosis” y hacía referencia a su conexión con el domicilio del propietario. La unión entre vehículo y hogar entendido por Renault se refleja en un habitáculo que es la prolongación de la casa y una casa condicionada por las necesidades de transporte. La conexión total se expresa como un auto que es una habitación más de la casa que el fabricante a expuesto de forma paralela en Frankfurt: un edificio de 120 metros cuadrados: dentro del habitáculo el auto lleva a destino mientras se trabaja. En su presentación, se muestra como un elevador permite trasladar el vehículo de la planta baja a la habitación y a la terraza de la planta superior. Situado sobre el techo, Symbioz se convierte en una auténtico refugio para relajarse o aislarse disfrutando del exterior.

Renault MÉGANE R.S.

Como novedad mundial en el Salón Internacional del Automóvil de Frankfurt 2017, la división Renault Sport presentó el nuevo Megane R.S, un modelo se distingue por sus proporciones y nuevo diseño, ahora con cinco puertas.

Por fuera, el R.S. 2018 tiene una entrada de aire más ancha para refrigerar el motor, junto con una parrilla con trama de nido de abeja 3D reinterpretada por Renault Sport. Esta mirada se complementa con un lateral con pasos de rueda ampliados en 60 mm en la parte delantera y en 45 mm en la parte trasera con respecto a Mégane GT, que lo hacen más deportivo.

Por otro lado, al ser más ancho y asentarse sobre ruedas de 18 y 19 pulgadas, su estabilidad en ruta y su comportamiento en curvas han mejorado.

Otro cambio tiene que ver con el nuevo paragolpes, el cual incorpora una salida de escape central (distintiva de Mégane R.S.), resaltada por un embellecedor prismático; y difusor funcional para un mayor equilibrio aerodinámico a alta velocidad1.

Por dentro, el modelo cuenta con asientos delanteros deportivos con reposacabezas integrados, cockpit adornado con pespuntes rojos en un universo de color gris carbono integral( ), dos opciones de tapicería tejido trama carbono o Alcantara y pedales de aluminio y palanca de velocidades específicos.

 

En tecnología, tiene el sistema multimedia de gama alta de Renault R-LINK 2 y su gran pantalla TFT de 8,7 pulgadas (22 cm).

En cuanto a la motorización,  cuenta con un motor de cuatro cilindros y 1,8 litros (1798 cm3), con una potencia máxima de 280 caballos (205 kW) a 6000 rpm y un par máximo de 390 Nm.

Está acompañado por una caja de velocidades  que por primera vez incluye una doble oferta, con una caja de velocidades manual de 6 velocidades y una de doble embrague EDC de 6 velocidades. Un dato importante es que la tecnología Multi-Change Down (reducción rápida de varias marchas) permite reducir varias velocidades en el momento de frenado. Esto permite colocarse en la mejor velocidad para enlazar con la siguiente curva. 

Otra novedad para la conducción, es que el modelo cuenta con el chasis 4CONTROL, con sus 4 ruedas directrices, que le permite ser más ágil en curvas cerradas, y más estable en las curvas que se toman a gran velocidad. Dispone de una dirección más directa y de un radio de giro más corto en maniobras.

De aquí a finales de 2018, Renault Sport ofrecerá una versión Trophy con un motor de 300 CV y 400 Nm. En este modelo, se integrarán de serie tecnologías específicas para el rendimiento, como el chasis Cup y las llantas de 19 pulgadas. En tecnología, cuenta con el Sistema MULTI-SENSE con cinco modos de personalización.