Autos eléctricos: saldrán más baratos y podrían ensamblarse en la Argentina

El Gobierno decretó la baja del impuesto para los vehículos eléctricos, híbridos y a hidrógeno. Se reduce del 35% al 2 o 5%, según el tipo de propulsión. Además, quieren que se armen en el país. ¿Cuáles son los modelos que ya están en carrera?

Después de una larga seguidilla de reuniones que llevaron adelante los directivos de algunas automotrices con representantes del Gobierno, finalmente se aprobó la reducción de impuestos para los autos que funcionan con tecnologías alternativas, es decir, que no requieran únicamente de la nafta o el gas oil para circular.

El pedido arrancó allá por 2014, de la mano de Renault, cuando trajo por primera vez a la Argentina el Kangoo ZE y el Twizy, dos modelos eléctricos que se pusieron a prueba en el circuito KTM de la Ciudad de Buenos Aires y que mostraban sus intenciones de comercializarse en el país.

Desde ese entonces, la marca mantuvo encuentros con diferentes dirigentes a fin de lograr algún incentivo para la venta de vehículos eléctricos en el mercado local, ya que su precio es considerablemente más caro que un modelo convencional, especialmente por el costo de la batería. Según explicaron desde la firma francesa hace algunos meses, el valor de una batería puede llegar a u$s25.000 aproximadamente, y a eso debe sumarse el costo del vehículo.

Finalmente, el Gobierno decretó la reducción de los impuestos y de ahora en más el lanzamiento de los vehículos que ya circulan en muchos países, incluso de América Latina, pueden ser realidad.

Por medio de un decreto se estableció que el impuesto extrazona de 35% que afecta a los modelos importados fuera del Mercosur, se reduzca para los vehículos ecológicos hasta el 2 por ciento 

El decreto firmado por Mauricio Macri autoriza que el impuesto extrazona que es de 35% se reduzca para los vehículos automotores que utilicen una tecnología de motorización alternativa a los motores convencionales de combustión interna, entendiendo como tales a los propulsados por un motor eléctrico y alternativamente, o en forma conjunta, por un motor de combustión interna (vehículos híbridos); un motor eléctrico exclusivamente (vehículos eléctricos) o; un motor a celda de combustible (vehículos a hidrógeno).

El plazo de vigencia es de 36 meses y para una cantidad limitada de 6.000 vehículos. Además, contempla únicamente a las automotrices que fabrican en la Argentina. “El presente decreto alcanzará únicamente a las terminales automotrices autorizadas a operar como empresa terminal de la industria automotriz en los términos de la Ley N° 21.932 y sus normas reglamentarias”, aclaran.

Al mismo tiempo, quedan exceptuados de la medida los vehículos que pesen menos o igual a 400 kg, para vehículos destinados al transporte de personas, sin incluir el peso de las baterías para vehículos eléctricos y aquellos que pesen menos o igual  a 550 kg para vehículos destinados al transporte de mercancías, sin incluir el peso de las baterías para los vehículos eléctricos. También aquellos con una potencia máxima inferior o igual a 15 kV o aquellos con una autonomía inferior o igual a 80 km.

Por otro lado, el Gobierno puso el foco no solo en comercializar estos modelos en el país, sino también en favorecer el ensamblaje local para luego potenciar la integración nacional de este tipo de vehículos.

Además de impulsar la venta de autos ecológicos, el Gobierno trabajará para que estos vehículos que son tendencia en todo el mundo se ensamblen en la Argentina, lo cual beneficiaría también a los autopartistas

“Venimos trabajando fuertemente con el sector y la cadena de valor”, aseguró el ministro de producción, Francisco Cabrera. “La industria automotriz se está transformando y el Estado tiene que acompañar y favorecer la innovación, siempre con el objetivo de mejorar la competitividad y fomentar la creación de empleos de calidad”, agregó el ministro. La medida busca también alinear a la Argentina con los países más avanzados en materia de cuidado del medio ambiente, con una baja sensible del precio de los autos eléctricos.

El decreto establece que la eliminación de aranceles es para la modalidad conocida como SemiKnocked Down (SKD) o Complete Knocked Down (CKD), para promover el desarrollo de la industria local en la producción de plataformas. La medida está acotada sólo para aquellas terminales automotrices que hoy producen en el país.

“La Argentina tiene una industria autopartista de primer nivel, estos nuevos vehículos representan una gran oportunidad de desarrollo de proveedores locales y su inserción en las grandes cadenas de valor global”, afirmó el secretario de industria, Martín Etchegoyen.

Modelos homologados
A partir de la medida que permitirá bajar precios,  una de las grandes trabas para comercializar estos productos, cuatro modelos ya están listos para venderse en el país, uno de los cuales ya está en el mercado que es el Toyota Prius. Los otros que cuentan con la autorización del INTI son Volkswagen Touareg Hybrid que ya se vendió en el mercado hace un tiempo atrás, Renault Kangoo ZE y Nissan Leaf.

El Prius cuenta actualmente con un precio de 62.400 dólares. Está equipado con un sistema Hybrid Synergy Drive -HSD- que combina un motor de combustión de 1.8L con 16 válvulas y sistema WT-i junto con un sistema eléctrico con batería autorecargable. A diferencia de los vehículos convencionales, funciona gracias a la energía que le proveen sus dos motores, uno naftero y otro eléctrico. El sistema HSD combina la potencia otorgada por un motor naftero convencional con la de un motor/generador eléctrico.

Durante la aceleración, el motor naftero da potencia a las ruedas y permite el funcionamiento del generador eléctrico que le da energía al motor eléctrico para brindar más potencia.

Cuando se frena o desacelera, el motor eléctrico funciona como un generador, convirtiendo la energía cinética del vehículo en energía eléctrica, que se usa para cargar las baterías. Si es necesario, el generador también recarga la batería con la energía remanente del motor de combustión interna. Esto hace que la persona nunca tenga que reocuparse por el estado de la batería ni por cargarla.

Con el sistema HSD un tanque de combustible de 43 litros permite recorrer casi el doble de distancia con un consumo promedio de 3 litros cada 100 km, alcanzando hasta 1.380 km de autonomía en uso combinado de ciudad y ruta.

Además de los modelos comercializados o que estuvieron en el mercado, el primero en lograr la homologación fue Nissan, sin embargo, no mostró hasta el momento interés de comercializar el Leaf. Y quien también dio ese paso y es uno de los que esperaba medidas para presentarlo en el mercado es Renault.

De esta manera, Kangoo Z.E. podría ser el próximo y primero en llegar al mercado local con un funcionamiento exclusivo con batería y con un precio razonable. La marca también tiene el ZOE, un pequeño muy exitoso en el mundo ya que nació como eléctrico.

En el caso de Kangoo ZE, la autonomía de la carga es de 140 km, mientras que en el Zoe, que nació como un auto puramente eléctrico, dura 250 km.

En Renault ya iniciaron en los concesionarios locales la capacitación para la postventa. Sucede que el auto eléctrico tiene una red de 12 o 14 volt, que es como la batería de cualquier auto. Pero, a su vez, posee otra unidad de almacenamiento de 400 voltios. Desde la marca aseguran que, al trabajar con niveles tan elevados, es fundamental tomar precauciones. Por eso, la compañía se encargó de seleccionar un coordinador técnico por cada uno de los concesionarios en los que se comercializarán las unidades eléctricas.

En cuanto a los modelos que podrían llegar, desde Volkswagen confirmaron que en 2018 se importará el e-Golf, mientras que marcas como General Motors exhibirán en el Salón del Automóvil de Buenos Aires un eléctrico muy exitoso que es el Bolt, por lo cual también puede estar próximo a lanzar algún modelo en el país.