¿Vuelve el descontrol de precios en los 0km?

La devaluación volvió a poner el precio de los autos en la mira, y los de alta gama de marcas masivas tienen otra vez a los importados premium como rivales. Aquí el caso más concreto

“Tener el logo de una marca premium en el frente de tu auto no tiene precio”. Así explican los vendedores de estas automotrices de lujo, quienes dicen que esa sensación de “haber llegado” es la que buscan muchos consumidores  que eligen BMW, Mercedes Benz o Audi. “Estas marcas dan status, y ese status se paga”, aseguran.

Sin embargo, la elección de un auto de una automotriz masiva, por más que sea el tope de gama, no se sostiene en los mismos decisores de compra, es por eso que el precio juega acá un rol más importante, y lógicamente deben estar por debajo de los premium.

Pero en la Argentina de los últimos años nada sigue una lógica, y después de un período donde la industria automotriz había encontrado su eje (entre 2016 y 2017), con ventas en crecimiento y precios sostenidos, la devaluación volvió a “meter la cola” y otra vez aparecen diferencias  que muchos compradores no se explican, y que pueden inclinar la balanza hacia un lado u otro.

La devaluación y el temor a ser alcanzado por el impuesto interno volvió a poner el precio de los autos en la mira

Otro factor que está afectando al mercado y preocupando a las terminales es el miedo a caer en el impuesto interno. El segundo escalón de esta medida que causó estragos entre 2014 y 2015 sigue vigente, y afecta a los 0km con un precio de venta al público de $1.2500.000. Resulta que con un dólar a $25, son muchos los 0km que se encuentran al borde de esa barrera, y por eso empezaron de nuevo las especulaciones.

El caso del BMW Serie 320i y el Volkswagen Passat dan un indicio. En el primer caso, la marca lanzó una acción hasta fines de agosto con un precio del modelo a u$s49.900. Mientras tanto el Volkswagen Passat Highline, está a u$s50.840 (el valor era de u$s55.000 y se bajó cuando subió el dólar para que no lo alcance el impuesto).

De esta manera, comprar un auto premium es más barato que elegir uno masivo, aunque se trate de un modelo superior.

Las versiones que compiten cuentan con el siguientes equipamiento:

  • El BMW tiene un motor 4 cilindros turbo 2.0 con caja automática de 8 velocidades y 184cv. Tiene volante deportivo de cuero multifuncional, interfaz USB y Bluetooth para 1 teléfono, pantalla a color de 6.5″ en la consola central con controlador iDrive, control de crucero y sensores de estacionamiento traseros y delanteros con indicador acústico y visual. Sus faros son LED, cuenta con auto Start/Stop, Control Dinámico de Estabilidad (DSC), de Tracción (DTC) y frenos antibloqueo (ABS) y neumáticos Runflat: Funcionamiento en caso de avería hasta 80 km a velocidad máxima de 80 km/hr.

  • En cuanto al Passat, tiene un motor 2.0TSI (Nafta) 220CV DSG (6 Marchas) 4 puertas. Las llantas son de aleación de 18″ “Dartford”. Cuenta con Active Info Display Faros delanteros y traseros full LED, Tapizado en Alcantara, Asientos delanteros eléctricos y masajes para el conductor, Dynamic Chassis Control Area View con Park Assit, 9 Airbags, App Connect y Sistema de Audio táctil “Discover Pro” de 8″.

Tagged with: , , ,