¿Convienen? Se triplica la venta de autos con caja automática

Hasta hace unos años, eran exclusividad de los vehículos premium. Pero hoy se ofrecen desde la entrada de gama y son cada vez más populares. Cuáles son las opciones y cuánto salen

Manejar un auto con caja automática no es un hecho popular en la Argentina. Hace 7 años, solamente el 4% de las ventas se realizaban con esta opción. Además eran pocos los modelos que ofrecían la alternativa, restringida especialmente a los de alta gama. Hoy, el 14% de los patentamientos son versiones con caja AT.

Según explican en los concesionarios, hay diferentes motivos que impulsaron el crecimiento. Por un lado, más allá del gusto o no, el precio es una cuestión que se pone en juego a la hora de elegirla, el cual varía según la automotriz y el modelo, pero en muchas marcas se está trabajando para achicar la brecha. 

Otro dato que parece menor, pero que los vendedores marcan como un punto de inflexión, se da en mucha gente que viaja al exterior y alquila autos, donde prácticamente la única opción es la caja AT. Ahí los descubren por obligación y luego los compran por convicción.

También se cayeron algunos mitos: para los hombres, dejar el control de la caja de cambios era como sacar las manos del volante en plena curva. Hoy, valoran también la comodidad de “no hacer los cambios”.

Lo cierto es que, con el tiempo y por varios motivos, la AT se popularizó y hoy se encuentra esta opción en diferentes 0km, desde uno más económico como un Volkswagen Gol hasta uno tope de gama como el Volkswagen Passat.

Además las marcas fueron profundizando su estrategia y surgieron diferentes fenómenos. En casos como Honda, ofrecen únicamente la opción de transmisión automática, con todos sus modelos equipados con la CVT (leer más). En el otro extremo está Renault, que solo tiene una versión de Fluence con ambas alternativas y el resto todo manual.

Otras masivas como Ford, Peugeot y Citroën, ofrecen modelos desde la entrada de gama con transmisión automática y se encargaron de popularizar la alternativa con el mismo sistema para toda la oferta; mientras que Fiat, Volkswagen y Toyota tienen estrategia doble, ya que ofrecen dos tipos de caja, una para autos más baratos y otra para los más caros.

También pensando a futuro hay un dato clave: los autos eléctricos no tienen caja manual, algunos hasta tienen un solo pedal, entonces el futuro viene por ese lado.

Los precios y sistemas
Arrancando por las marcas con dos sistemas de caja, un caso es Volkswagen. Por un lado ofrece el Gol con el sistema llamado I-Motion. Los precios van desde la versión tope de gama llamada Highline con un valor de $327.000 con caja manual hasta por la versión I-Motion a $347.000. Es decir, $20.000 más.

En el caso del Vento, el sedán del segmento medio con transmisión DSG, la diferencia que se debe pagar por la caja automática es de $25.000. Se trata de una versión con motor 1.4 de 150cv, con nivel de equipamiento intermedio Comfortline: el precio pasa de $479.187 a $504.293 en caso de elegir la transmisión de DSG.

VW Vento

¿Por qué tomamos el Vento siendo el Passat el tope de gama? Sucede que, la última versión de nueva generación se ofrece únicamente con caja automática. porque así lo demanda la clientela de estos vehículos. (Leer más)

Volviendo a la caja, para los modelos más baratos se llama I-Motion, automatizada con cinco velocidades controladas por una central electrónica, la cual es asistida por diversos sensores para realizar los cambios de marcha de acuerdo al régimen del motor y al modo de conducción. La ventaja es que permite a la marca ofrecer el modelo más barato con caja automática, que es el Up Move I-Motion a $251.000.

up

En el caso los modelos de gama media y alta se llama DSG, totalmente automática, permitiendo que los cambios de marcha tengan lugar sin interrupción alguna del flujo de potencia. Cuenta con un cambio de doble embrague: al realizarse un cambio de marcha, la siguiente ya está preseleccionada, pero aún no engranada, lo que lleva tres a cuatro centésimas de segundo.

Esto permite realizar los pases sin que el conductor lo perciba y sin interrupción de la potencia. Otra particularidad es que el conductor puede accionar el cambio DSG manualmente o permitir que los cambios de marcha tengan lugar automáticamente.

En Toyota, otra de las marcas que cuenta con una gran variedad de modelos con opciones de caja, tomando como referencia el Corolla, el sedán más vendido, el precio de la versión tope de gama SEG MT es de $495.900, mientras que la CVT asciende a 515.900 pesos.

En el otro extremo, el más económico, el Etios, tiene un valor en la versión XLS de 6 marchas manual hatchback de $271.800, mientras que por la caja automática hay que pagar 284.200 pesos. La diferencia es de $20.000 en el primero caso y de $12.000 en el segundo.

Ambas son automáticas, es decir, los pasos de cambios son hechos por el mismo sistema de transmisión. La diferencia es que mientras la automática usa engranajes para las velocidades, la caja CVT es de variación continua y esto quiere decir que es posible aumentar la velocidad de giro del coche sin variar el régimen del motor.  La ventaja es que se mantiene el motor en el régimen óptimo en el que se ofrece la mayor fuerza posible (régimen de máximo par motor) con un consumo.

En Fiat también hay dos opciones. Por un lado, ofrece dos modelos con caja automatizada Dualogic. Son el Fiat Grand Siena y Línea. Los precios son de $367.000 para el Siena MT y de $372.000 para el AT. Al mismo tiempo, tiene la propuesta más desarrollada, que es una AT de 9 marchas en la pick up Toro, la cual fue desarrollada por Jeep.

Grand Siena

En Ford, que utiliza la Powershift, una caja de doble embrague con seis marchas, modo manual, automático y sport, por un Focus SE Plus, con caja manual, se pagarán $482.400, mientras que el AT tiene un precio de $504.700. Son $22.300 de diferencia.  El más barato de la marca con transmisión powershift es el Fiesta SE, que pasa de $321.000 a $346.000 con esta transmisión.

Ford focus III

 

En Renault la única opción es el Fluence, el cual en su versión Ph2 2.0 Luxe Pack sale $432.200, mientras que por $2.000 más se accede a la caja AT. El resto de los modelos son únicamente con caja manual.

En Citroën, que en los últimos meses incorporó la opción AT en varios modelos, la diferencia que hay que pagar son $20.000. Arrancando por el más barato, el C3 Feel manual sale $367.000, frente a los $387.000 de la versión con AT. (Leer más).

Lo que viene
En los concesionarios se estima que, en el corto plazo, la caja automática tendrá un gran crecimiento y mayor penetración en el mercado, ganando terreno a la manual. Esto sucederá por la mayor oferta de modelos con esta opción, como así también por el acortamiento de la brecha de precios.

Por otro lado las pick ups, vehículos que nacieron para el trabajo, también tienen una demanda creciente en las versiones automáticas, algo que era impensado hasta hace unos años.

En definitiva, todos coinciden en que para los clientes que prueban la Caja AT, es un viaje de ida, y es tal la comodidad que implica manejar esos vehículos que no regresan a las viejas manuales.