C4 Cactus, lo nuevo de Citroën

El crossover para el segmento B es la gran estrella de la marca. Te contamos por qué y en qué se diferencia del resto de los modelos de la categoría

Los SUV del segmento B se convirtieron en algunos de los modelos más exitosos del mercado. Con una participación del 24% dentro de la categoría, y desplazando a sedanes y breaks, sus ventas crecen desde hace 8 años y son la gran promesa del mercado.

Para sumar una nueva opción a la categoría, Citroën presentó el C4 Cactus, un crossover que competirá en lo más alto del segmento. Su lanzamiento fue con un recorrido por el norte argentino, para poner a prueba todas sus cualidades.

El C4 Cactus está equipado con un motor PureTech 110, el primer motor de tres cilindros del Grupo PSA que incorpora turbocompresor e Inyección directa de nafta a 200 bares que erogan una potencia máxima de 110 CV. Su par máximo constante de 205 Nm / 1.500 rpm. La caja es automática AT6 III, desarrollada por la empresa Japonesa AISIN. La misma cuenta con una estructura electrónica compacta que asegura mayor  confort en el pasaje de marchas.

Uno de los elementos diferenciadores de este modelo es su diseño, el cual rompe con todo lo conocido hasta ahora en la historia de la marca.

Con 4.16m de largo, 1,73m de ancho y 1,43m de alto, y la distancia entre ejes de 2,60 m, las formas del crossover son limpias y fluidas, con un techo flotante, firma luminosa con luces diurnas de LED y ópticas integradas.

Sin embargo, la exclusividad se la otorgan los airbump, unas cápsulas de aire elaboradas con poliuretano termoplástico, que se ubican en los laterales y paragolpes, las cuales además de romper con el molde de cualquier diseño, sirven para amortiguar los choques y aportar una protección real contra los imprevistos del día a día.

Los airbump están disponibles en cuatro colores (negro, gris, blanco y chocolate), multiplicando las posibilidades de personalización asociándose a los siete colores de carrocería disponibles y a los cuatro universos diferentes para el interior (armonía interior roja, armonía interior habana, armonía interior purple y armonía interior azul).

Por dentro, el diseño tuvo como meta liberar espacio para el conductor y sus pasajeros y despejar el habitáculo para ofrecer más amplitud y comodidad. Para lograrlo, la plancha de abordo es baja y de líneas son horizontales. Por otro lado, se desplazó el airbag del pasajero hacia el techo (tecnología “Airbag desde el techo”), desplegándose, en caso de necesidad, a lo largo del parabrisas, mientras que lo normal es que vaya situado en la plancha de abordo.

Otro detalle para destacar son los asientos, con un ancho inspirado en el de los sofás, para proporcionar más confort. Detrás, al disponer de una distancia entre ejes de 4,16 m, el Citroën C4 Cactus consigue ofrecer buena habitabilidad pese a ser más compacto. Además, cuenta con un amplio baúl de 358 litros.

En equipamiento cuenta con una pantalla táctil de 7 pulgadas desde donde se regula el climatizador, sonido, navegación, ordenador de a bordo, teléfono y ayudas a la conducción, como la imagen de la cámara de marcha atrás o el limitador-regulador de velocidad programable.

Tiene cámara de retroceso, función Hill Assist (ayuda al arranque en pendiente)  que mantiene el vehículo frenado automáticamente durante 2 segundos y la función “Cornering Light”, que aporta un haz luminoso suplementario en el interior de la curva que aumenta la visibilidad y la seguridad en las curvas y en los cruces.

Otro plus es el “Magic Wash”, una innovación sencilla e ingeniosa que permite suprimir los problemas de visibilidad cuando se lava el parabrisas. Los difusores del limpiacristales están integrados en el extremo del limpiaparabrisas, donde depositan un chorro de líquido. De este modo, la visibilidad se mantiene durante toda la operación de lavado del parabrisas y la cantidad de líquido necesaria se reduce a la mitad respecto a un sistema tradicional.

Precio: desde 440.000 pesos