Doble prueba: Triumph Tiger 800 XCX y Explorer 1.200 XRX

Las hermanas polivalente de la marca británica, pasaron por Motriz. Doble prueba con dos Maxi Trail que se las traen.

Salir a rodar en moto, muchas veces implica buscar compañía para que el paseo se torne más ameno. En este caso, la presencia de un compañero (fueron 2, Matías y Agustín) era innegociable. Puesto que decidimos encarar una prueba, no de una sino de dos motos. Dos modelos de la misma tipología y marca, pero con diferentes cilindradas. Las hermanas Tiger 800 XCX y Tiger 1200 XRX -versiones aventureras ambas- de la firma británica Triumph, las cuales llegaron hace poco al país y que desde entonces nos interesamos de sobremanera poder tomar contacto con ambos modelos.

El flamante local de Triumph en Córdoba, se ubica sobre Av. Recta Martinoli al 7000.

En el día de ayer, la marca desembarcó en Córdoba en un coqueto salón sobre Avenida Recta Martinoli 7759, de la mano de Juan Pablo Raies (hijo de Gabriel Raies, ex piloto de rally), apellido “fierrero” si los hay.

El local de Triumph en Salta se ubica al ingreso de San Lorenzo. A fines de Octubre sumará un bar exclusivo, el primero de la marca en el mundo

Pero previo a ello, Motriz anduvo por Salta “La linda”, provincia que ya cuenta con una concesionaria oficial de la marca (el mes que viene inaugurarán el primer bar temático de Triumph en el mundo), quienes nos ofrecieron y nos pusieron a disposición ambos modelos, los cuales -debido a su carácter polivalente y la geografía del lugar- son unas de las más consultadas por los salteños, según los representantes de la marca en el norte.

Firma de papeleta de los comodatos de por medio y apretón de mano con Sebastián Licudis, Gerente del local, partimos desde San Lorenzo a bordo de ambos modelos, con la promesa de luego intercambiarlos más adelante y apreciar así las diferencias entre ambas.

A simple vista, ambas Triumph no se sacan diferencia ni en proporciones ni en altura. La 800cc tiene una altura de 1.390mm y una distancia entre ejes de 1.545mm. Mientras que la 1.200cc tiene una altura de 1.400mm y una distancia entre ejes de 1.520mm. 

La 1.200cc (blanca) pesa casi 50 kilos más que la 800cc (gris) y exige movimientos precisos y con más cautela cuando la moto no está en marcha

¿Donde se nota la gran diferencian? En el peso, pues cuando nos dispusimos a moverlas hay una gran diferencia entre la 800cc -que si bien pesa 200 kilos- no deja de ser una moto pesada y es maniobrable. En cambio, la 1.200cc con sus ya 251 kilos exige ser muy cauteloso y preciso en los movimientos, si la idea no es tumbarse con ella al piso.

El motor de la 1.200cc es un tri cilíndrico de 137 CV. Es un propulsor vigoroso pero dócil, gracias al acelerador electrónico

Decidí iniciar la marcha a bordo de la 1.200cc seducido por su ronquido cerrado de su tri cilíndrico de 137 CV muy similar al de una pistera, apenas gire el manillar derecho en neutro. 

Estéticamente, ambos modelos, incorporan accesorios como la defensa del motor, las llantas de radio, o los cubre puños, lo cual abre el abanico de posibilidades para caminos no asfaltados.

No hizo falta recorrer muchos kilómetros para sentir el vigor de sus 137 CV. La entrega es inmediata y constante, pero es dosificada. Ello, es gracias a su acelerador electrónico, el cual justamente colabora para que ante un movimiento brusco de la muñeca, no se traduzca en una salida repentina, algo que se agradece sobre todo tramos off road.

La posición de manejo me gustó mucho. Es alta, erguida y con buena distancia al manillar y subirse a ella no representó un problema por nuestro 1.82m de altura. Pensamos que tampoco represente un problema para las personas de talla media, puesto su asiento es regulable y puede ir desde los 785 hasta los 837mm.

Rápidamente llegamos hasta la localidad de Vaqueros por un tramo rápido de ruta, donde pudimos poner probar el control crucero (ambos modelos lo ofrecen), el cual es muy fácil de utilizar. Si bien, cuentan con un pequeño parabrisas, mi compañero y yo coincidimos que el mismo no protege del todo y el viento se hace sentir cuando uno se entusiasma con la velocidad.

La soledad de las calles que rodeaban la plaza principal de La Caldera, nos permitió hacer varias pasadas para hacer algunas tomas

El camino se vuelve zigzagueante hacia la localidad de La Caldera, un tramo muy buscado y desafiante por los ciclistas, debido a las curvas cerradas y a los desniveles del camino. En este escenario el manejo es divertido y ágil para los cambios de dirección, pese a su peso. Sin embargo, queda claro que la 1.200 Explorer no es la candidata ideal para maniobrar en tramos urbanos, puesto que es pesada y voluminosa.

El norte de nuestro país se caracteriza por disponer caminos off road por doquier y por supuesto, nos tentamos y hacía allí encaramos. No sin antes detenernos para seleccionar el modo off-road (no se lo puede cambiar en marcha porque la suspensión es electrónica semi activa). Es aquí donde empezamos a disfrutarla y donde la sonrisa se nos dibujó sola. La horquilla delantera con un recorrido de 190mm y el monoamortiguador trasero de 194mm (puede ajustarse en precarga y extensión), son una máquina de absorber irregularidades.

La  Explorer 1.200 XCX cuesta $597.474 mientras que la Tiger 800 XCX $491.136

El Control de Estabilidad tiene la posibilidad de desconectarse en su totalidad, pero es algo que no sugerimos para aquellos que están conociendo la moto. El Control de tracción hace realmente fácil el manejo por tramos de piedra suelta y es de gran ayuda para los pilotos inexpertos. Por tramos donde se debe ir parado (a la altura de las piernas es ancha), se precisa de cierta maña, puesto que no es muy estrecha y uno debe encontrar la forma de sujetarse con las rodillas.

Compañera de lujo, una Harley Davidson 883 Sportster Iron, del amigo Matías

Dicen que cuando uno disfruta mucho el tiempo transcurre más rápido de lo normal, y luego de dos horas y medias de estar montado, llegó el tiempo de intercambiar las motos, previa parada en estación de servicio. Me tocó ceder la 1.200cc ideal para devorar kilómetros, cuya transmisión es cardánica (te olvidas de mirar aceites o tensar cadenas), para subirme a su hermana menor de 800cc.

Al instante se percibe la diferencia de peso a favor de la 80cc y el cambio de la postura de manejo, pues al ser más estrecha es más fácil de maniobrar arriba de ella y uno siente en el acto una mayor sensación de control. Si bien este propulsor 800 cc, tiene 42 CV menos que la 1.200 (95 CV a las 9.500 vueltas), es aprovechable hasta el final. Es elástico y nos imaginamos mucho más arriba de esta 800 en el día a día, que en la 1.200, gracias a la suavidad que presenta su manejo.

No hay quejas con los frenos – cosa que tampoco nos sucedió esto con la 1.200cc- Las pinzas Nissin de 2 pistones muerden con una potencia más que razonable y el tacto en la maneta es previsible y no sensible.

En tramos rápidos la 800cc, navega con soltura y aplomo y si bien no tiene la salida en baja que la 1.200, empuja muy bien y reiteramos: para un piloto que no es experto, alcanza y sobre para divertirse a bordo de ella. Se maneja fácil de pie y es mucho más permisiva que la 1.200, y te puede sacar con nobleza de situaciones complicadas.

O el fotógrafo se apresuró o los pilotos son lentos

La tarde fue cayendo y ello en Salta siempre es sinónimo de un descenso importante en la temperatura, y decidimos emprender la vuelta, no sin antes sacar retratar nuevamente las motos.

Todo paseo en moto siempre es reconfortante, pero este tuvo el plus de compartirlo con dos excelentes motos, cada una con lo suyo, y con la compañía de amigos y buenos anfitriones salteños.

 

Tagged with: , , ,