Salón de San Pablo: El Renault Kwid se viste de “aventurero”

Se presentó en el autoshow que se realiza en el país vecino. Llegará al mercado local en 2019. Además, la marca detalló los próximos pasos en vehículos eléctricos.

Renault fue una de las automotrices que dijo presente en el Salón del Automóvil San Pablo, donde expuso toda su gama de modelos, anunció el lanzamiento de varias novedades para Brasil, una sola para la Argentina, y luego puso el foco en el futuro eléctrico de la industria automotriz.

En el caso del mercado local, la novedad más importante fue la presentación del Kwid Outsider, una versión más aventurera del pequeño modelo que se lanzó a la venta en noviembre pasado y que ahora llegará con el nuevo equipamiento en 2019.

Esta propuesta cuenta con varios detalles que cambian su estética. Tiene barras portaequipaje en color negro, apliques con plásticos negros en los pasaruedas y laterales, y una decoración más colorida en el interior, con costuras de color naranja. También las llantas fueron oscurecidas, una tendencia en varios modelos que se presentaron en el Salón. 

El Kwid fue lanzado para reemplazar al jubilado Clio Mio. Sin embargo, según la automotriz, el origen de su diseño tuvo en cuenta la importancia que le están dando los clientes al segmento de SUV, y por eso se gestó con el objetivo de ser uno de los más chicos y aventureros que se comercialicen en la Argentina. 

Además de este producto, en el stand también se pudo observar Alaskan, la pick up que se fabricará en la planta de Córdoba desde el año próximo y que marca el desembarco del a francesa en el segmento de las pick ups.

 Junto a estos modelos de producción, la automotriz presentó dos novedades: por un lado el Zoe, un eléctrico chico que desde el año que viene se venderá en Brasil y que en el corto plazo estaría en la Argentina, según fuentes de la marca, y se exhibió el Symbioz, un concept de vehículo autónomo que marca la visión de Renault sobre la movilidad hacia 2030.

“Para el futuro, no podemos pensar un auto, sin imaginar el ecosistema a nuestro alrededor. Renault Symbioz es un proyecto realmente único que nos permitió trabajar con urbanistas, diseñadores, ingenieros y arquitectos”, explicó Laurens van den Acker, director de Diseño de Renault a nivel global.

Con una longitud de 4,70 m (para un ancho de 1,98 m y una altura de 1,35 m), el concept-car es una berlina polivalente y futurista cuyas dimensiones exteriores corresponden a las de un vehículo del segmento D. No obstante, su vasto espacio interior modulable es equiparable al de un vehículo del segmento E.


 
Su diseño exterior también es innovador. Se distingue la parte alta, flotante y arquitectónica, de la parte baja, más sensual, robusta y elegante. El objetivo es viajar en un espacio fengshui luminoso con la sensación de una gran sala de estar, con un amplio contorno acristalado.

Gracias a su tratamiento de cristal, todas las superficies de «vidrio» (cristal o policarbonato) maximizan la transparencia y facilitan el paso y la difusión de la luz en el habitáculo.

Su carrocería de fibra de carbono incorpora un doble tintado metalizado. Su tratamiento mate en la parte delantera sugiere autenticidad y serenidad. El tratamiento más satinado en la parte trasera aporta elegancia y refinamiento.

Otro aspecto para destacar, es que las llantas de Symbioz recuperan en su diseño el principio de los radios de las ruedas de bicicleta, evocando así aerodinamismo. Cubiertas por neumáticos Michelin slimline de banda estrecha, estas llantas han sido desarrolladas de manera específica por el fabricante francés con la finalidad de maximizar la eficacia energética del vehículo.

Al igual que en el concept-car Trezor, los logotipos Renault situados en la parte delantera, la parte trasera y los laterales del vehículo se iluminan en modo autónomo.