Prueba de manejo: Chevrolet Cruze 5 hatch

Llegado hace un par de meses, esta versión hatchback de la nueva generación del Cruze fue uno de los modelos más consultados por los lectores. El tiempo de espera terminó. Aquí, nuestra experiencia a bordo.

Después de estar a la venta durante varios años en nuestro mercado, el Chevrolet Cruze renovó su DNI, y en él no solo tuvo que actualizar la foto de presentación, sino también datos trascendentales como su origen (antes de Corea del Sur, ahora Argentina) sus dimensiones, e incluso características de un nuevo propulsor. En realidad, este tramiterio lo tuvo que afrontar el Cruze sedán a principios del año pasado y hace un par de meses le tocó el turno a su hermano bi cuerpo.

Quienes esperaban con ansias la llegada de esta carrocería redonda del Cruze, eran aquellos a los que la variante con baúl les parece grande y más emparentada con el uso familiar. Sin embargo, hay que decir que, si bien el Cruze tricuerpo es un tanto más largo (mide 4.66 cm de largo contra los 4.48 del hatch), su estilo es básicamente el mismo. Hablamos de una trompa lanzada, un perfil afilado y una distancia entre ejes igual, de modo que el espacio adentro es el mismo.

Lo que lógicamente cambia es su remate redondeado, el cual gracias a su paragolpes con la parte inferior oscura, una salida de escape importante y un sopoiler ubicado por sobre su pequeña luneta, tiene un aire deportivo o por lo menos más audaz que su par sedán. Colaboran también a este concepto, sus llantas de 17 pulgadas oscuras, los neumáticos de perfil bajo y su poco despeje con respecto al piso.

Cuestión que hay que tener muy cuenta a la hora de encarar badenes y lomas de burro ya que indefectiblemente toca si no se lo agarra un de costado. De hecho, en una loma de burro sin señalizar que nos tragamos, tuvimos que detenernos para ver si la cosa había pasado a mayores. Por suerte, el auto cuenta con un cubre cárter. De todos modos, el susto estuvo y de allí en adelante fuimos mucho más precavidos.

Lo que ofrece este Cruze 5 LTZ Plus puertas adentro, es lo mismo que encontramos en la variante sedán. Hablamos de un tablero sobrio con cuatro agujas bien legibles y un display al medio con una cantidad impresionante de información. La consola central tiene como actor principal una gran pantalla de 8 pulgadas a color que nos sorprendió por la rapidez que opera. Abajo de esta, se encuentra el climatizador bi zona. Las butacas son realmente agradables y la del conductor tiene reglajes eléctricos.

¿Qué pasa atrás? Al tener la misma distancia entre ejes que el sedán, el espacio para los pasajeros de atrás es identico, siendo la plaza del medio bastante incómoda. Hay buen lugar para las piernas pero por el remate redondeado de esta variante, su techo cae y las cabezas de los pasajeros de atrás suelen rozarlo.

Otro aspecto que logicamente se ve modificado es la capacidad del baúl. Comparado con el sedán, este tiene unos 150 litros menos de capacidad, quedando en 290 litros. Pero es un dato que quienes eligen este tipo de carrocería, están dispuestos a sobrellevar. Lo que nadie está dispuesto a experimentar es que en caso de una pinchadura, la suerte queda librada a una pequeña rueda de auxilio que permite no ir a más de 80 km/h y por solo un par de kilómetros.

Si un vendedor tendría que terminar de concretar una venta ante un cliente indeciso, el aspecto tecnológico tendría que ser esa herramienta. Es que la variante de este Cruze tiene un verdadero arsenal de sistemas, muchos de ellos inéditos para el segmento. Empezando por el más sencillo, destacamos el arranque remoto de motor, lo que lo convierte en el único modelo nacional con este sistema.

No es el primero en ofrecerlo, pero dispone del practico Asistente de Estacionamiento. Un sistema que a través de sensores delanteros y traseros busca el lugar para estacionar y luego, lógicamente lo estaciona. En cuestiones de seguridad, cuenta con el útil sistema de Alerta de punto ciego, aquel que con testigos luminosos avisa que viene un auto justo en ese espacio espacio donde el auto no aparece ni por el espejo retrovisor ni el espejo del lado del conductor.

La cosa no concluye aquí y gracias a una cámara ubicada en el espejo retrovisor, cuenta con Asistente de Carril. La cámara lee las líneas de laterales y centrales de la ruta y no solo detecta si estamos cambiando el carril sin poner la luz de giro, sino que increíblemente corrige la dirección.

El otro gran avance, que también lo dispone la nueva S-10, es la Alerta de colisión: Con un fuerte aviso sonoro y una luz roja por sobre el tablero, nos indica que vamos más rápido del auto que nos precede, y nos obliga a regular la velocidad. Por último, está el sistema OnStar (leer en esta nota), un servicio de asistencia permanente que es atendido por personas desde un call center.

Es una de las grandes novedades y está oculta a la vista, pero palpable al pie derecho. Nos referimos a su inédito motor 1.4 litros turbo de unos 153 CV. Atrás, quedaron el viejo motor naftero atmosférico, pero en la caída también se incluyó al rendidor turbo diésel 2.0 de 163 CV. Muchos usuarios del nuevo Cruze, no dejan de extrañar y llorar aquella motorización.

Volviendo a su actual motor hay que decir que como motor chico que es, su consumo es realmente bajo. En ruta solo necesita 7,8 litros para recorrer 100 kilómetros a 130 km/h, consumo que es más austero (6,3 litros) si regulamos el pie derecho o clavamos el control de velocidad en los 120 km/h. En ciudad pisa los 11 litros para hacer igual tramo. Es un motor con una muy buena entrega en baja. Algo así como 8.5 segundos para subir a los 100 km/h.

Dinámica
Al tratarse de una carrocería más corta y por ende más liviana (cerca de 50 kilos menos), el Cruze Hatch cuenta con una suspensión un tanto más dura con respecto a su variante familiar. Esta sensación que es palpable a los pocos kilómetros que uno recorre, la reconfirmamos luego con la marca: “Los amortiguadores son los mismos, pero se re calibraron las válvulas, para lograr una mayor dureza”.

Este cambio lo sienten más los que van sentados atrás, ya que es un poco más duro en ese sector, sobre todo considerando que usa una barra de torsión y no un eje multibrazo como si es el caso del Focus y el Golf, dos de sus rivales más directos.

De su motor ya hablamos, destacando sus prestaciones, pero vale remarcar su reacción en bajas vueltas y lo bien que se lleva con su caja manual de 6 marchas. Si lo comparamos con el anterior Cruze, está mucho más proporcionado refinado y cargado de tecnología. Y lo más importante para nosotros, con valores más que interesantes.

Ficha Técnica

  • Modelo: Chevrolet Cruze 5 Hatch
  • Origen: Argentina
  • Motor: Naftero 1.4 turbo de 4 cilindros en línea de 153 CV
  • Caja: Manual de 6 (viene también con caja automática de 6 con modo secuencial)
  • Medidas: Largo / ancho / alto: 4.4448 mm / 1.807 mm / 1.523 mm
  • Distancia entre ejes: 2.700 mm
  • Capacidad de baúl: 290 litros
  • Precio: Desde $383.000 hasta $474.000

Tagged with: , , , ,