Nuevo Mercedes Benz GLC350e, el eléctrico-híbrido

Mercedes Benz dio el punta pie entre las Premium en ofrecer un modelo híbrido y enchufable en Argentina. El GLC350e, es un SUV que su consumo no superará los 3 litros cada 100 km.

En el día ayer, la marca de la estrella presentó oficialmente en la Argentina a su nueva división de vehículos eléctricos bajo la insignia EQ, una sub marca que se ocupará, en el futuro, de comercializar los modelos con nuevas tecnologías, que en Europa ya debutó con el primer SUV EQC.

En la Argentina, el modelo que inauguró la zaga no es un modelo cien por ciento eléctrico sino, un híbrido (motor naftero asistido por otro eléctrico) que puede recagarse, ya sea por la energía que van acumulando sus baterías de litio (mismo metodología del Toyota Prius), o directamente por medio de un cable de carga que debe enchufarse a un WallBox (mismo sistema que la Kangoo Eléctrica).

El modelo ecológico en cuestión, es un utilitario deportivo basado en el ya conocido GLC 350 4MATIC. Es decir un SUV mediano que estéticamente no presenta diferencias con su par naftero convencional. La gran diferencia es que debajo de su capot, donde se encuentra un motor naftero 2.0 litros de 211 CV, pero que está asociado con un eléctrico que se caracteriza por ofrecer un par máximo de 340 Nm a tan solo 2 mil vueltas.

La autonomía de este último propulsor es de 34 km (el del Prius es apenas de 4 km), de modo que se podría recorrer esa distancia exclusivamente sin que intervenga el motor a nafta. Pasado esa distancia, es donde entra acción el propulsor 2.0 litros.

El  vehículo se podrá recargar en un enchufe convencional en la casa o bien en un Wall-Box que venderá la marca, y que sale aproximadamente 2000 euros.

Este “aparato” debe instalarse en el domicilio (en el garaje sería lo ideal) y se conecta a la red eléctrica domiciliaria. Mercedes dijo que para recargar las baterías completas, en una toma convencional, se precisan 4 horas y que cada recarga, considerando los costos de la luz en Buenos Aires, implicaría un costo que no superaría los 100 pesos. En el Wall-Box se reduce a la mitad el tiempo.

Las baterías: Cuentan con 6 años de garantía, o hasta 1000.000 km de uso, lo que ocurra primero. El motor a nafta recarga la batería durante el manejo. La conducción eléctrica será posible luego, una vez finalizada la carga o cuando se cambie de modo.

Consumo: La marca declara que el consumo mixto es de entre 2.5 y 2.7 litros cada 100 Km. Una verdadera “ganga” que justifica de alguna manera los 88.500 dólares que cuesta este modelo. Su consumo es inteligente ya que la tecnología se adapta a lo que se le exija al vehículo. El GLCe cuenta con un sistema que selecciona la nafta para largas distancias y el modo eléctrico para las cortas.

El automóvil sabe exactamente qué condición de manejo debe tener para que el consumo de combustible sea el menor posible (ya sea puramente eléctrico o sólo con motor de combustión o con la combinación de ambos). Lo que nos permite tener el rango de conducción más largo