Motores de 3 cilindros: Ahorrar nafta y tener menos potencia ¿Sirve?

Muchos modelos que se ofrecen en el mercado local cuentan con este tipo de motorización. Las prestaciones no son las mismas, pero ofrecen otras ventajas. ¿Qué conviene más y por qué?

La necesidad de ahorrar combustible a la hora de salir a la calle se trasladó de los consumidores a las automotrices, y en poco tiempo, el mercado incorporó nuevas propuestas con motores más chicos que, en consecuencia, consumen menos.

Se trata de propulsores que tienen un menor tamaño y una menor cantidad de piezas móviles (se elimina la fricción mecánica y el peso), entre los cuales clasifican los motores de 3 cilindros. Una de las grandes ventajas es el ahorro de combustible, que en un momento donde el valor de la nafta se fue por las nubes, no es un dato menor. 

Sin embargo, tienen una desventaja: gastar menor a la hora de acelerar, implica tener menos potencia. Algunos se resignan pero, para otros, es una sensación que no quieren dejar de sentir.

En Motriz realizamos un repaso por las opciones que se venden en el país y te contamos cuáles son sus precios y características.

Ford Ka y EcoSport

La marca del óvalo ofrece dos modelos con alternativa de motorización de 3 cilindros. Uno es el Ka, tanto en su silueta sedán, en la hatchback y en la recién llegada, la versión aventurera FreeStyle.

Se trata del naftero 1.5 litros de 123 CV (uno de los más potente del segmento). En ciudad es un motor con muy buena respuesta en baja, pero que se torna algo perezoso en ruta, sobre todo en la EcoSport, por su mayor peso. A bordo del Ka, el consumo promedio es de 8 litros.

El precio del más chico arranca en  $411.200, siendo el más barato con este tipo de motor; mientras que en el caso de EcoSport comienzan en $679.000.

Chery QQ 

Es otra de las opciones con motor de 3 cilindros, el segundo en precio, con un valor de $431.000. Hasta ahora, había sido un referente entre los más pequeño y económicos, ventaja que perdió desde la suba del dólar, ya que se importa desde China. 

Su motor es un 3 cilindros. En este caso, un 1.0 litros con 12 válvulas e inyección multipunto, que entrega 69 CV. Se acopla con una única variante de caja (manual de 5 velocidades), que le permite llegar a 150 km/h de máxima.

En ciudad, su consumo ronda los 8 litros cada 100 km, mientras que en ruta a un régimen de 100 km/h necesita unos 7.5 litros para recorrer la misma distancia. A 130 km/h, velocidad donde su motor va muy exigido, su consumo se dispara a casi 11 litros cada 100 km.

VW Up!

El más pequeño de la familia Volkswagen es el tercero en precios con este tipo de motorización “menos gastadora. El valor es de $488.400.

El modelo se actualizó  el año pasado, pero se mantiene intacto debajo del capot con un motor de tres cilindros 1.0, con 75 CV, que alcanza su torque máximo en las 3 vueltas, y puede alcanzar los 100 km/h en 13 segundos. Su consumo medio, es para aplaudir: 5.5 litros cada 100 km.

Smart Fortwo 

El más caro del grupo fue uno de los pioneros en ofrecer un motor de 3 cilindros. Hoy sale $1.064.000. Es impulsado por un motor de 999cc que gracias a estar turbo alimentado, es capaz de desarrollar 90 CV en las 5.500 revoluciones.

Actualmente está a la venta en una sola versión denominada Play, combinada con una caja automática de 6 marchas y doble embrague. En la práctica es un motor un tanto ruidoso, ágil en ciudad y poco gastador (unos 6 litros cada 100 km). En ruta las prestaciones son justas.

Los Pro

  • Son más livianos y compactos
  • Ofrecen una muy buena respuesta en baja
  • Reducen las emisiones de CO2
  • Tienen menos piezas móviles y ello merma la fricción mecánica (25% menos que un 4 cilindros)
  • Reducen el consumo hasta un 15% frente a uno de 4 cilindros
  • Son más seguros en caso de un choque (al ser más compacto provoca menos daños)

Los Contra

  • Menor respuesta en ruta
  • Son un poco más “gritones”
  • Precisan viajar en regímenes elevados en ruta