“Hoy los concesionarios, las terminales y los puertos estamos llenos de autos”

Hernán Vázquez, CEO de Volkswagen Argentina, explicó que tras el desmoronamiento del mercado en junio y julio, y con fábricas produciendo para otras previsiones, tienen un stock muy alto que se ha convertido en una gran mochila para las marcas

 
Desde Villa La Angostura. La prueba de la nueva Volkswagen Amarok V6 Comfortline y el SUV Tiguan fueron la excusa perfecta para llegar hasta Bariloche y poner a prueba las últimas incorporaciones de la marca.
 
Durante la travesía, Motriz entrevistó al CEO de Volkswagen Argentina, Hernán Vázquez, quien habló de diferentes temas, desde una visión general del país hasta una mirada más exclusiva sobre el mercado de las pick ups y los SUVs, algunos de los segmentos que más crecen en ventas.

– Antes que nada, nos gustaría tu visión sobre lo qué se está viviendo en el país en términos macroeconómicos. ¿Como repercute en el mercado automotor?
– Para comenzar, una de las cosas más importantes que necesita una compañía es cierta previsibilidad. Siempre estamos pensando en qué se venderá a unos tres o cuatro meses, hay que tener una antelación de lo que va a pasar. Sin embargo tengo que decir una cosa, ni en la Argentina ni en ningún lugar del mundo se sabe con antelación lo que va a pasar, las crisis llegan de repente. 

¿Seguís compartiendo la política que va llevando el gobierno adelante?

Creo que la intención del gobierno sigue siendo buena, pero hay factores como del tipo de cambio, sumado a los factores externos, que cuando se sueltan impactan más que otras cosas, incluso que en el resto de la región. También la tasas de interés se movieron en otros mercados al 8 por ciento, pero acá pasaron al 50%. Entonces todo esto repercutió en las ventas.

Todo vaticinaba que este año iba a ser nuevamente récord y de repente todo cambió.

Todos nos preparábamos para un mercado de 1 millón de unidades, y estábamos produciendo para ese mercado, las ventas empezaron a caer. El mercado se desmoronó en junio, siguió cayendo en julio y nosotros estábamos produciendo para otras previsiones. Esto hace que tengas un stock muy alto lo cual nos quita el oxígeno con tasas que no podes manejar. Con unas tasas al 45% es inviable, tenemos una mochila muy pesada. Hoy los puertos, los concesionarios y las terminales estamos llenos de coches.

En este escenario, ¿Cuáles son las herramientas que tienen para mover el stock?

 Tenemos que hacer promociones, porque cuando el agua sube hay que bajarla. Creo que no somos la marca más agresiva del mercado, pero si al ser la marca líder hay que jugar en primera, sino pierdes el liderazgo. Estamos trabajando en esa sintonía, hemos bajados los niveles de producción y la ventaja es que el mercado del resto de Sudamérica está funcionando muy bien y hemos compensado la caída nuestra con los mercados externos. Estábamos trabajando los sábado y ahora hemos parado, solo de lunes a viernes, mientras que en Córdoba hay algunas suspensiones.

Hoy en este evento una de las protagonistas es la pick up Amarok, ¿Qué cosas son favorables con el ingreso de nuevos competidores en el segmento y cuáles no?

A favor juega que si muchos están fabricando pick ups, tendremos un mayor desarrollo de autopartistas, lo cual es bueno. Es bueno para el país como exportador y como autopartista, para tener más producción local. Desde el punto de vista de los clientes también es positivo porque tener más oferta permite comparar. Si miras de casa para adentro, con más competidores todos tenemos algo que perder, todo se mira en cuota de mercado.

 Qué marca es la que va perder más?
– Todos vamos a perder market share, pero la líder (por Toyota Hilux) que tiene el 40% del mercado es la que más tiene para perder.

– La Amarok nació como una pick up civilizada, hoy con estas travesías que organizan, lo que quieren demostrar es que también es una “chata” para el trato duro?

Nosotros  hace años nos dimos cuenta que vendíamos bien en las grandes urbes, era una alternativa de un SUV. Nos acomodamos en eso, pero cuando miramos al líder, nos dimos cuenta que hay algo había que cambiar.  El Experto Amarok es uno de ellos proceso de cambio.Tener presencia en el campo, en la montaña, en los centros de ski, ahí es donde se prueba. 

 

 

 

– Ustedes también empezarán a competir en una categoría que inauguró Ford con Ecosport, de SUVs chicos. ¿Cómo se preparan?
– Cuando empecemos a vender T-Roc y T-Cross tendremos que hacer las cosas bien para tener una cuota de mercado importante. Si bien miramos a Ford, también hacemos nuestros estudios de mercado.

Se acabo el mundo del automóvil donde se decía así es y así te lo vas a llevar. Hoy en día quien no escuche al cliente y pueda acomodarse, está perdido.

Se acabo el mundo del automóvil donde se decía así es y así te lo vas a llevar. Hoy en día quien no escuche al cliente y pueda acomodarse, está perdido. Hoy el eje del auto dejó de ser el auto para ver al cliente. Y Volkswagen dio un cambio brutal, hacemos clínicas, investigación de mercado, hay mucho trabajo.

El T-Cross que verán en unos meses es muy competitivo para un segmento con muchos rivales. Después todo pasa por los ojos, se vende por lo bueno y por el atractivo. Si bien VW no es demasiado innovador en los diseños, se esta una gran familia de SUVs y lograremos algo interesante. Tendremos clientes que le gusten y otros que busquen otras cosas.

– En otro segmento, de los sedanes familiares, en poco tiempo más sumarán el Vento, un modelo que también perdió terreno frente a los SUVs. ¿Cómo van a salir a venderlo?
– Por suerte los movimientos del mercado son fuertes, pero no se pierde de un día a otro. El Vento tiene atractivo para quien busca un coche conservador

– Qué objetivo de ventas tienen?
– Como mínimo esperamos alcanzar el nivel de venta de la generación anterior, 4.000 unidades al año. Hay que tener en cuenta que tenemos tratado de comercio con México con limitantes, y necesitamos importar Tiguan y Vento, no podemos importar todo lo que queremos. Creo que el vehículo va a gustar, es un Vento plus, magnífico.

– ¿Cuando llegará el T-Cross?
– Esperamos que a fines de 2019 entre en producción y llegada al mercado 2020.

– Pasando al mercado de los eléctricos, ¿cuáles son tus previsiones? ¿Ves muy lejano que se fabrique en el país?
– Creo que las apuestas que hacemos con eléctricos o híbridos son pequeñas, a la hora de producir vamos a grandes escalas, sino no funciona. Para pensar en producción eléctrica en América en serie falta mucho. Por ahora debemos nutrirnos con modelos importados y todas debemos trabajar con motores más eficientes, buscando una movilidad que haga menor daño en la atmósfera. Todavía los motores de combustión tienen mucho que decir. Cada vehículo que entra al mercado nuevo y hace desaparecer otro hace un buen efecto para la atmósfera.

– En cuanto a la fabricación de cajas de cambio en el país, que VW tiene en Córdoba, ¿cuál es el futuro?
– La MQ200 tiene vida todavía, todos los productos tienen su ciclo, y si bien las cajas de cambio son para motores diésel y a partir de las cosas que pasaron en algunas ciudades europeas la demanda del diésel desaparece, siguen existiendo. Las de nafta también tuvieron buena evolución en consumo y no tienen el tema de las partículas.

Pero es un hecho que cambió la demanda y afectó a la MQ200.

En cuanto a la nueva, estará en 2020 y será manual de 6 velocidades, y otro proyecto para ver si tenemos la suerte y capacidad es hacer algo automático. El automático es otro ejemplo de estas cosas que el mercado tenderá a que se vendan cuando haya más demanda.

Estamos trabajando, investigando posibilidades, buscando cajas que sean aplicables a productos de Sudamérica. Todas estamos analizando posibilidades, es difícil, pero tenemos identidad propia y estamos analizando el entorno, no a corto plazo pero lo tenemos en el foco.