Chevrolet Onix Plus, el sucesor del Prisma

General Motors presentó en China el modelo que ocupará el lugar del sedán chico del segmento B. Es el primer vehículo que se conoce a un día de designar el nombre «Onix» como marca global

Un día después de haber comunicado que Onix será un nombre global de Chevrolet, debido al éxito que alcanzó el hatchback en los mercados emergentes, la compañía presentó en China el sucesor del Prisma. Se trata del sedán del segmento B, la versión con baúl del actual Onix, que llegará a la Argentina desde Brasil, donde se produce para todo el Mercosur. La versión que debutó en el mercado asiático es la más deportiva, denominada Redline, la cual se destaca por un diseño más moderno, llantas prominentes y una estética más aggiornada si se compara con el actual Prisma. También se observa un gran parecido con el Cruze, especialmente en su frontal, quien se ubicará en el mercado como su «hermano mayor». El sedán mediano también recibirá este año el primer restyling desde la llegada de la nueva generación que se lanzó en 2016. Por dentro, lo más llamativo del modelo es su gran pantalla, la cual se despliega en el centro del tablero denotando un equipamiento más completo y tecnológico.  El nuevo Onix Plus, así como los cinco productos que la marca desarrollará con esta nueva denominación, están gestados sobre la plataforma GEM, la cual se diseñó a partir de una alianza entre General Motors y la automotriz china Saic. Además tienen nuevos motores y cajas de cambio, tanto manuales como automáticas.  Junto con el Onix Plus, la gama de nuevos modelos Onix se completará con un hatchback que reemplazará al actual; un crossover que se ubicará en el lugar del Onix Activ; un SUV que reemplazará a Tracker; y un vehículo familiar que ocupará el lugar de Spin. Se espera que el nuevo sedán del segmento B compita mano a mano con el Volkswagen Virtus, el cual también está un escalón abajo del Vento, el sedán mediano de la alemana.

Motriz (C) 2013