Lo que dejó el DGR en Córdoba

Cerca de 300 motos se concentraron y pasearon por Córdoba en la primera edición del Distinguished Gentleman´s Ride (DGR). Participamos del evento y te contamos cómo fue la experiencia desde adentro.

El pasado domingo 24 de septiembre, en 600 ciudades diferentes del mundo (en Argentina se realizó en Buenos Aires, Córdoba, Mar del Plata, Rosario y San Juan), se llevó adelante una nueva edición del Distinguished Gentleman´s Ride -DGR-: El evento que reúne a miles de motos con el objetivo de recaudar fondos para la lucha contra el cáncer de próstata y depresión masculina; las dos causas más comunes de muerte de hombres entre 30 y 50 años.

En Parque Sarmiento, los riders fueron llegando durante la mañana del domingo.

Este 2017 fue la primera vez que el evento llegó a Córdoba. “Después de rendir unos exámenes on- line, donde concretamente uno tiene que comprobar conocimientos organizativos y de seguridad, logre la licencia para hacer el evento por primera vez aquí”, nos comentó Luis Centeno, el DGR Amassador en Córdoba.

La consigna, era reunir la máxima cantidad de riders, Cafe Racer, Scrambler, Street Trackers, Bobber. Las citadinas del tipo Scooters, las populares Vespa (antiguas y las ediciones nuevas), y las queridas Pumas, estaban también en la lista de invitados.

Palacio Ferryra 5
Palacio Ferreyra 3
Palacio Ferryra 2
Palacio Ferreyra 4

Pasadas las nueve de la mañana, nos acercamos al punto de encuentro en el Palacio Ferreyra a bordo de una Ducati Scramber 800cc, cedida por Ducati Córdoba.

Desde una Scrambler hasta pequeñas scooters, todos fueron parte del DGR.

Allí, ya posaban unas cincuenta motos, entre Harley Davidson, Ducati, Triumph, y varios modificados que fueron llevados al estilo Cafe Racer, con colines redondeados, manillares bajos. Se sumaron también algún que otro eventual peatón que había decidido salir a caminar antes que la ciudad despierte del todo, y se encontró con esta muestra al aire libre.

La ancha avenida Hipolito Irigoyen, se convirtió en la principal arteria sobre la cual empezaron a aparecer -cada vez con más intensidad- pequeños grupos de motos. Muchos de ellos, amigos que decidieron llegar juntos. Otros, como fue nuestro caso, se fueron encontrando camino al punto de encuentro y sin mediar palabra, emprendieron el trayecto juntos.

La vestimenta es uno de los diferenciadores del evento. Tiradores y sacos, los más elegidos.

No era difícil identificarse por el tipo de moto, pero más que nada por la vestimenta: había que estar vestido de “gentelman”, de modo que prevalecieron los sacos, chalecos, camisas, y algunos más osados, completaron el atuendo con moños y tiradores.

Cerca de las once, la organización decidió que era momento de partir. La larga vereda del Palacio Ferreyra, ya no soportaba ni una moto más. “Somos casi doscientas”, le decía un padre a su hijo con entusiasmo, arriba de una Harley Davidson 883cc, uno de los modelos más con mayor presencia.

Parte de la organización dirigiendo la salida del DGR en Córdoba.

Los murmullos de los presentes fueron rápidamente tapados por el bramar de los motores que se ponían en marcha. El clima era ameno y de mucho respeto, y pese a que había verdaderas “bestias” con cientos de caballajes, nadie lidiaba por salir antes que nadie.

parque sarmiento 4
parque sarmiento 3
alguna de las riders femeninas que se sumaron al evento
DGR

La manada, encaró directo para el parque Sarmiento, donde se hizo una primera parada en las escalinatas. Pulgares arriba de peatones e inclusive del resto de los automovilistas, que la mayoría decidió tirarse al costado y sacar los celulares para grabar la pasada de la columna que ocupaba el ancho de todas las calles y se extendía por casi cuatro cuadras.

En un domingo espectacular, los riders marcharon por el Puente del Bicentenario.

La marcha era lenta, pero no por ello poco ruidosa. Un par de giros con vuelta incluida por el puente del Bicentenario, plaza San Martín y salimos por rumbo a Villa Allende. Muchos aprovecharon para acelerar un poco. Otros, mantuvieron el ritmo de paseo.

En Villa Allende, la ciudad estaba al tanto de la llegada y la gente a los costados de las calles con celulares en mano, daba prueba de ello. “La Municipalidad de Villa Allende, aceleró un tramo que estaba re pavimentando para que podamos llegar el domingo a la ciudad”, dice Luis con regocijo.

Las motos fueron llegando de a poco a Villa Allende, punto de llegada del DGR.

Policías de tránsito, cortaban el paso de las calles secundarias para que el grupo no se dividiera.

El complejo gastronómico Derqui 44, donde funcionan un par de Foods Trucks, y donde había varios stand de marcas, entre ellos Motoplex, y Ducati Córdoba, y bandas en vivo oficiaban de anfitriones.

Ciento de fanáticos se acercaron al encuentro para disfrutar de las motos.

Así como llegaron, diferentes grupos de motos fueron emigrando seguramente a seguir rodando -luego de compartir charlas y buena comida- y así el gigantesco malón de motos, empezó a desconcentrarse.

¿Cuantas motos hubo Luis? Le consultábamos antes de marcharnos a bordo de nuestra fiel compañera Scrambler 800cc. “Más de doscientas seguro”, nos contestó. Y se iba a quedar corto, ya que oficialmente el sitio https://www.gentlemansride.com/rides/argentina, informa que hubo 246 inscriptos, pero en la práctica las motos fueron cerca de trescientas.

Más de 240 fueron los inscriptos en el DGR en su debut en Córdoba.

“El evento fue un éxito. Recaudamos u$s1.600, lo cual no es poco por ser la primera vez. El año que viene queremos juntar más motos, recaudar más dinero. Ha nacido una nueva comunidad de motos y vamos a hacer otros eventos más, más allá de este encuentro puntual”, finalizó el DGR Amassador en Córdoba.