Mantener un auto, ¿Una misión imposible?

El pago de la patente, seguro y combustible, sumado a otros gastos extras como peajes, cochera y lavados, puede superar los $10.000 al mes, más de la mitad de muchos salarios de la Argentina

Comprar un 0km es uno de los deseos de muchos argentinos. De hecho, las ventas no paran de crecer y salvo fuertes cimbronazos, como puede ser la suba del dólar o una elevada inflación, que despiertan la incertidumbre, siempre hay alguna manera de llegar al auto nuevo.

Sin embargo, en los últimos tiempos, son varios compradores los que empezaron a replantearse la posibilidad, ya que una vez que tenemos el auto en el garaje, mantenerlo implica un gasto que, en muchas familias, no es un tema menor. Ni pensar cuando en el hogar hay más de un vehículo, no solamente por lujo sino también por necesidad (trabajos distantes, llevar y traer chicos al colegio, y actividades varias en diferentes extremos de la city).

En Motriz, hicimos un repaso del dinero que hay que destinar al mantenimiento del vehículo 0km o una unidad seminueva y te contamos cuáles son los cálculos para un auto chico de entrada de gama (como un Toyota Etios, Volkswagen Gol o Chevolet Onix) y un mediano un poco más sofisticado (Volkswagen Vento, Ford Focus o Toyota Corolla):

Combustible: La cantidad de kilómetros recorridos por año es en promedio de 15.000, considerando el uso diario y alguna salida de fin de semana. En este caso, teniendo en cuenta que use nafta Súper y con un consumo de 10 litros cada 100 km, necesitará por mes $3.312  ( $26.50 por litro). En un auto del segmento medio, con un motor más sofisticado donde es conveniente usar Premium, el valor se eleva a $3.856 ($30,85 por litro).

Seguro: Por un tercero completo con granizo (extra que la amplia mayoría prefiere pagar) el costo es de $1600 mensuales para un auto chico. Si el usuario quiere uno completo tiene que pensar en $2500 promedio. En el caso de tener un auto de mayor valor, una cobertura intermedia con granizo tiene un precio de $2.300, mientras que en caso de elegir un seguro completo el valor se eleva a $4.000. 

Patente: La suma de este gasto obligatorio varía según el modelo y año del vehículo, pero en un auto chico promedia los $1.400 mensuales (se pagan 5 al año de $2.800),  mientras que por un auto mediano los valores van de $3600 cada dos meses en un seminuevo, hasta los 4.400 para un 2018. Los valores pueden ser increíbles según el vehículo. Un importado para hasta $30.000 cada dos meses

Service: Se debe realizar a los 10.000 o 15.000 kilómetros. Si la persona lo usa en promedio 15.000 km al año puede llegar a tener que pagar más de un service en 12 meses. En un auto chico, el valor es de $6.400 (varía según la marca). Es decir, son $533 por mes si se divide. Para un auto mediano, el costo se eleva a $7.800 (el costo total supera los $6.400 aproximadamente). Es decir, $650 al mes. 

Peajes: En general, una persona que llega a esa cantidad de kilómetros al año lo usa todos los días, y es común tener que pagar algún peaje. En las principales autopistas porteñas el costo es de $55 en hora pico, son $110 por día y $2200 por mes considerando únicamente los días hábiles. En algunas provincias del interior el valor es de $30, es decir $60 por día y unos $1.200 mensuales. 

Lavado: Llevar el auto al lavadero es un ritual inevitable, incluso pensando en quienes ni siquiera tienen un espacio para hacerlo por sus propios medios. En estos casos . Algunas personas lo hacen una vez por semana, pero sin ser tan exigente, aquellos que lo hacen dos o tres veces al mes, son en promedio $1.000. En algunos lugares ya cobran $500 por un lavado.

Cochera: Es otra necesidad para muchas personas que tienen un auto, y si el gasto no es mensual, deberán asumirlo cada vez que salen y tienen que ir al centro. Esto sucede en todos lados, sea la Ciudad de Buenos Aires o las grandes provincias del interior. El costo mensual en un barrio como Palermo o Belgrano es de $2.800 con expensas. Por hora, el promedio es de $60 para un auto chico. 

A estos gastos habrá que sumar reparaciones imprevistas, como puede ser la rotura de un neumático que no sirve más, cuyo valor promedia los $2.500 en una primera marca; un cambio de batería (aunque no debería ocurrir antes de los 3 años) cuyos precios pueden ir de los $3.000 a $6.000 según el proveedor; o cualquier otro desperfecto que solo por un presupuesto del mecánico habrá que pagar, mínimo, $500.

De esta manera, mantener un auto demandará, considerando el seguro mínimo y la patente, nafta y service (fundamental para conservar la garantía), más de $6.800 en un auto chico y más de $9.000 en uno mediano. Sumando peajes, cochera y lavado, el costo se eleva a más de $12.000 en el pequeño y más de $13.000 en uno mediano.

Si se compara con otros gastos que existen en la vida cotidiana, el costo mensual estará  a la par del alquiler de un departamento de 2 o 3 ambientes en Capital Federal ($12.000 en promedio según la zona); superará el alquiler de un dúplex en Córdoba (promedio $.8.500) y estará por encima de un salario vital y móvil ($9.500) o incluso que un pasaje en avión a Brasil (ahora en promoción a $5.900 a Río de Janeiro). 

El costo mensual de mantener un auto está a la par del alquiler de un departamento en Capital Federal y por encima de un dúplex en Córdoba; supera al salario vital y móvil y es el doble de un pasaje en avión en promoción a Río de Janeiro

La ecuación que muchas personas hacen es: ¿Conviene tener un auto o alquilarlo cuando se necesite?. Depende de donde vive cada uno, de los medios de transporte que existen y la cantidad de kilómetros diarios que se recorren.

En ciudades muy congestionadas donde llegar en subte o tren es más rápido que en auto, muchos dicen que lo mejor es recurrir a un “rent a car” cuando quieran salir un fin de semana. Eso, especialmente, sostienen las nuevas generaciones de los millennials. Para otros, tener un auto “vale lo que pesa en el bolsillo” y no hay más placer que subirse y salir hacia cualquier destino cuando uno quiere. Claro que el poder adquisitivo de cada familia también será determinante a la hora de elegir sí comprar o no un auto y qué modelo.