Comprar un auto familiar ya sale hasta $700.000

Un auto mediano, con baúl, ha sido por mucho tiempo el modelo preferido de las familias tipo, es decir, para cuatro integrantes. Sin embargo los últimos años no fueron buenos. Te contamos los factores que afectan sus ventas

Llegar al sedán mediano ha sido, durante años, el anhelo de muchas familias. Después del típico modelo de entrada de gama, como puede ser un un Ford Fiesta si hablamos de las versiones hatch; o un Volkswagen Voyage entre las opciones sedán; el segundo paso era llegar al más “grandecito”, cómodo por dentro y con un mayor baúl.

El primer inconveniente que encontraron estos modelos surgió hace unos pocos años, cuando los SUV empezaron a ganar terreno y le robaron gran parte de los compradores. Con un diseño más atractivo, más robustos y una posición de manejo elevada, conquistaron aquellos clientes que lo necesitan para el uso cotidiano, y que los encuentran más aptos para las calles con baches y bastante complicadas que existen en el país.

Sin embargo, más allá de este factor externo, de una cuestión de gusto y de una reconversión del mercado, lo que pasó con estos modelos tiene que ver, en parte, con su realidad “puertas adentro”. Es decir, sus precios.

Los valores de estos autos empezaron a despegar rápidamente cuando se eliminó el primer escalón del impuesto interno, a comienzo de año, y aprovecharon para dar vía libre a su actualización después de haber estado contenidos desde 2014 para no caer en esa trampa.

Este factor, sumado a la siguiente devaluación e inflación que afecta hoy al mercado, hizo que comprar un sedán mediano con el máximo equipamiento implique desembolsar hasta $700.000. Así es, mucho más de medio millón de pesos por un auto de una marca masiva con un nivel de equipamiento completo, pero nada sofisticado. 

En Motriz hicimos un repaso por las marcas más representativas y te contamos las opciones y valores que podes elegir en cada una.

Ford Focus

ford focus III

Es un clásico referente del mercado de los medianos, fabricado en la Argentina, en la planta de Pacheco. Cuenta con versión sedán y hatchback, con 7 versiones.

En el caso del que tiene baúl, el más buscado por las familias, tiene un valor que va desde los $502.100 hasta los $700.200 en la versión Titanium.

Se ofrece con motor 1.6 Sigma y 2.0 Duratec, con caja automática y manual. Uno de los factores para destacar es su seguridad, con airbags delanteros para conductor y acompañante, laterales de tórax en asientos delanteros y laterales tipo cortina.

Renault Fluence

Es otro de los modelos producidos en la Argentina, en la planta de Renault en Santa Isabel, Córdoba. Se ofrece en nueve versiones, con valores que van desde los $496.200 hasta los $680.700.

También se puede elegir entre dos opciones de motorización, uno más chico y económico, el 1.6; y otro más grande y gastador, el 2.0. Uno de ellos es el GT2, una versión deportiva que es la primera de la división Renault Sport producida en el país.

Un factor a favor: su espacio interior, es realmente cómodo. Por otro lado, sus ventas vienen cayendo en los últimos años y por eso se destina solo un día en la planta cordobesa para su producción.

Volkswagen Vento

Renovado el verano pasado, el mediano de la marca alemana siempre se destacó por ser un modelo con un diseño más aspiracional, como un pequeño Passat o una buena réplica de un alta gama alemán.  En este caso, la imagen pertenece a la próxima generación que se develó en Detroit, el salón internacional de EE.UU, y que llegará al país.

Ahora, en la Argentina, se ofrece con motor 1.4, que arranca en $638.000 y llega hasta los $676.290; y existe otra alternativa más equipada con un motor 2.0 TSI, con un valor de 36.700 dólares.

Citroën C4 Lounge

Es otro de los modelos fabricados en la Argentina, en la planta de PSA, en El Palomar. Llegó al mercado en 2014 y hace pocas semanas se renovó, incorporando un nuevo motor más chico y económico. Se destaca por ser una de las pocas opciones con motor diésel. 

Se ofrece en seis versiones, con valores que van desde los $488.000 hasta los $657.000. El motor puede ser el VTi de 115cv; el THP de 165cv y el diésel HDI de 115cv. La caja también puede ser manual o automática.

Toyota Corolla

Es el más vendido de los sedanes, fabricado en Brasil. Es un ícono de los sedanes más clásicos y fiables, especialmente por portar el logo de la japonesa en el frente. La marca le da el respaldo suficiente para que se vende cada vez más, aunque poco se haya modernizado.

Se ofrece en ocho versiones, con valores que van desde los $466.200 hasta los $652.900. El motor que ofrece es naftero 1.8. Este modelo se actualizó el año pasado para incorporar ESP, control de estabilidad, que era algo que se le reclamaba.

Chevrolet Cruze

El modelo de la marca americana se actualizó en 2016, cuando se lanzó tras una gran renovación y actualización, fabricado en la planta de Rosario. Es uno de los más modernos del segmento, con el servicio OnStar, de atención telefónica, que es la única marca que lo ofrece. 

Este modelo se ofrece en versiones hatch y sedán. En el último caso, con cuatro versiones, los precios van desde los $549.900 hasta los $669.900.

Peugeot 408

Otro de los sedanes que se producen en la Argentina, en la planta de El Palomar, se ofrece con motor diésel y naftero, una de las principales virtudes. Sus precios van desde los $509.000 hasta los $600.000. Si bien ha recibido pequeños retoques, es un auto que ha quedado viejo y una generación atrasada respecto a la que se vende en Europa.