¿Cómo será el 2018 según las automotrices?

En un desayuno en ADEFA, las 11 terminales repasaron la producción, exportación y venta. Además, definen los pro y los contra del sector, y el rol del Gobierno. Las frases más destacadas del encuentro. 

Después de una década, la Asociación de Fabricantes Automotrices -ADEFA- abrió sus puertas para recibir a los periodistas y hacer un repaso por la industria que ha sido, en este 2017 que ya termina, una de las que más se recuperó.

Los temas a tratar fueron desde las previsiones que las 11 terminales que hay fabrican en el país tienen sobre la producción y exportación para el año próximo, hasta las ventas internas, impuestos, la seguridad de los autos e impuestos.

Luis Fernando Perez Gamboa, presidente de la entidad (y titular de Renault), quien estuvo acompañado de César Luis Ramirez (Scania) y Rodrigo Perez Graziano (PSA), dio las primeras definiciones: “La producción terminará este año un 2% arriba, y para 2018 crecerá 10%. Las exportaciones crecerán 9% contabilizando hasta diciembre y se espera que en 2018 se recuperen 18%. Para las ventas internas creemos que este año finalizará un 27% arriba, y que a futuro la suba será de 3%”.

El dato más importante es que, desde ADEFA, se espera que los dos sectores que aún siguen más lentos, que son fabricación y ventas al exterior, finalmente crezcan mucho más hacia adelante, lo que permitirá a largo plazo cumplir con el “Plan un millón” que se acordó con el Gobierno, que prevé producir en 2023 un millón de unidades en el país.

“Este año terminará con 480.000 unidades aproximadamente, y en 2018 se llegará a 530.000. Así, de continuar el crecimiento, se cumplirá con el plan del Gobierno”, comentó Gamboa.

Esta posibilidad también está acompañada de las inversiones que están realizando las automotrices para incrementar la producción. “El sector comprometió u$s5000 millones“, dijo el titular de la entidad. Ese monto será destinado a modernización de las plantas, infraestructura e instalación de nuevas plataformas globales para comercializar los vehículos en todo el mundo.

Que la Argentina se esté especializando en un segmento de vehículos comerciales, tampoco es un dato menos. La mayoría de las inversiones están destinadas a nuevas pick ups y SUV, un segmento que crece en el mundo y que le permitirá al país ser cada vez más competitivo en esa área, tener más localización de piezas nacionales y aumentar la producción no solo de terminales sino también de autopartistas.

También la apertura de nuevos mercados es un punto a favor y se espera tanto la recuperación de Brasil, donde hoy van el 65% de los autos nacionales, como seguir conquistando nuevos países tales como Colombia, Chile, Uruguay y África, entre otros que ya se incorporaron en 2017.

60 años de Renault en Córdoba

Impuestos, competitividad y mejoras
Otro de los temas que se abordó durante el encuentro que llevó más de una hora, fue sobre la competitividad de la industria, y también sobre la reforma impositiva, otro de los temas que esperan soluciones.

Al respecto, sobre el impuesto interno que el Gobierno anunció será eliminado (se aplica a los autos que salen entre $520.000 y $1.000.000), explicaron que la reducción forma parte de la reforma impositiva por lo tanto, de no aprobarse antes del 31 de diciembre, es probable que el Gobierno promueva un decreto para sacar ese impuesto ya que hay empresas que importaron los autos y ya están comercializando los mismo sin considerar ese gravamen”, manifestaron desde ADEFA.

Además, las ventas de noviembre se contrajeron, y en los concesionarios muchos advierten que el cliente está especulando con esta baja de 10% que sufrirían algunas unidades.

Perez Gamboa

Luis Fernando Pérez Gamboa, presidente de ADEFA y de Renault

Por último, se habló de los temas por resolver, entre los que se encuentran mejorar la competitividad, reducir los costos laborales y de logística. “Debe trabajarse por sectores”. Por un lado están las terminales, pero también es importante la mejora de las autopartistas. En cuestión salarial, también se deben ver los costos extra salariales: las cargas sociales de un trabajador argentino son de 53%, frente a 46% en Brasil y a 27% en México”, precisó el empresario.

Fabricar un vehículo en la Argentina es 65% más costoso que en México y 25% más que en Brasil, los dos principales países que en la región compiten con nuestro mercado.

Otras frases claves
Otros de los temas que se debatieron durante el encuentro fueron sobre la postergación del ESP obligatorio en los vehículos, el cual debería estar vigente el año próximo.  Como este sistema no es obligatorio en Brasil (principal socio comercial) ni Uruguay, en ADEFA justificaron que se trabaje de la mano para poder tener un mejor intercambio de productos. Por otro lado, es cierto que cada vez son más los autos que tienen el ESP de serie.

Otras frases destacadas del encuentro:

Sobre la competitividad: “Hay voluntad de las partes de buscar que la Argentina sea más competitiva. Hay que aumentar la productividad, el número de vehículos por personas. La segunda etapa es incentivar el mercado para que gane escala; y la tercera que se sostenga y continúe a largo plazo… Es importante focalizarse en los nichos de mercado donde uno es más competitivo” 

Sobre el país: “La Argentina volvió al mundo y está ganando credibilidad, entre otras cosas, por el manejo de la macroeconomía. El Gobierno genera más confianza en el mediano y largo plazo y es más predecible invertir en la Argentina. Vemos a la Argentina más madura.”.

Sobre el Flex: “Todas las automotrices trabajan para cumplir con el FLEX. A 2020 y con las inversiones se robustecerá el aparato industrial Argentino”.

Sobre los autos eléctricos: “Fabricar un auto eléctrico en la Argentina hoy es una utopía, después de 2025 puede ser. Si se comercializarán vehículos eléctricos en 2018”.

Sobre el libre comercio: “Hoy un acuerdo de libre comercio generaría impacto en la actividad, se necesita tiempo para adecuarnos”.