Prueba de manejo: Kia Sorento

Es una de las opciones más clásicas entre los SUVs de 7 plazas: su diseño es conservador, pero su habitabilidad, calidad, confort de marcha y mecánica, son irreprochables.

Ser integrante de una familia numerosa, conlleva a tener un estilo de vida diferente. Uno de los aspectos claves a resolver desde siempre, fue el traslado. Años atrás, las formas de resolverlo eran a través de algunos autos rurales, como el Peugeot 505 con 3 filas de asientos; las ya desaparecidas Vans (imposible no recordar a Brigada A y su vehículo negro), o directamente una combi de pasajeros donde la Renault Trafic era la más popular.  Hoy, el abanico de modelos de más de cinco plazas está más que nutrido. Los que se vienen abriendo paso con muy buena aceptación son los SUVs . Modelos como el Peugeot 5008, Hyundai Gran Santa Fe, Volkswagen Tiguan All Space, y el Kia Sorento, se ubican en el grupo «Elite. Mientras que en un escalafón más abajo en cuanto prestaciones, equipamiento, pero también en costos; se encuentran el Chevrolet Spin y Lifan My Way. Todos ellos, se las ingeniaron para llevar a más de 5 pasajeros, sin que ninguno de ellos resigne espacio y confort. El Sorento es uno de los más longevos de la lista que mencionamos y son junto a la Hyundai Santa Fe, los únicos de origen coreano, lo que conlleva a varias particularidades donde coinciden: Diseños sobrios y calidad general de primer nivel. Lo más destacable de su exterior, es su parrilla de Kia “nariz de tigre”, el nuevo diseño interior de sus ópticas con proyección led y luces diurnas, las llantas de 18 pulgadas bi tono, el spoiler deportivo, los defletores anti nieblas y el techo panorámico doble corredizo; algo que en este tipo de carrocerías largas pensadas para llevar a más de cinco pasajeros se traduce en más luminosidad en el habitáculo y visual al exterior desde todas las plazas. Por dentro, todos sus plásticos (blandos) y revestimientos son de una excelente calidad, lo mismo que sus terminaciones. No es de los más “tecno”, incluso su pantalla multimedia es bastante sobria, pero todos los comandos están bien a mano y bien pensados. Quien busca este tipo de modelos, está buscando lógicamente gran espacio y habitabilidad, y este Kia no defrauda. Las plazas traseras son amplias, confortables y cuentan con la posibilidad de reclinarlas electrónicamente, una solución ideal para largos viajes, lo mismo que las cortinitas que se despliegan en las ventanas traseras. Además, tiene piso plano atrás, de modo que no es castigo al que le toque sentarse en el medio. Con tan solo un solo toque, las butacas de la segunda fila se reclina para adelante, se desliza de la corredera y uno ya puede ingresar a la tercera plaza, donde hay dos butacas independientes.  Hicimos la prueba de ingresar dos adultos y no tuvimos ningún inconveniente. Los que se ubiquen aquí, también tiene una salida del aire acondicionado de su lado y la pueden regular. El baúl tiene solo 300 litros con la tercer fila desplegada. Sino, se tiene un baúl de 600 litros y hasta de 2.066 litros, en caso de plegar la segunda fila también.

Motor y transmisión

Pasando a otros ítems, siempre elogiamos a los modelos que ofrecen más de una motorización y opcionales de caja y el Sorento es uno de ellos. Dispone de una variante naftera 2.4 litros de 172 CV y una gasolera 2.2 CRDI de 200 CV. Este último (el que probamos) cuenta con una caja automática de ocho velocidades (antes de 6) y lo más destacable, es que cuenta con tracción integral del tipo “inteligente”. ¿Es un 4×4 entonces? Sí y no, sería la respuesta. En condiciones normales, tracciona sólo con las ruedas delanteras, pero si alguna de ellas comienza a patinar, se empieza a enviar torque a las ruedas traseras. En condiciones de terreno difíciles -siempre y cuando no se superen los 40 km/h- es posible bloquear el sistema para que funcione todo el tiempo como 4×4. Pero desde luego que no está pensado para hacer off road. Sus neumáticos 100% para uso urbano, te jugarían una mala pasada.

¿Cómo va?

El Sorento se codea con ejemplares cuyos valores son para pocos, pero no defrauda y lo vale. Su origen coreano, es uno de sus grandes diferenciales, puesto que hay muchos rivales europeos con diseños más audaces y avanzados, pero que difícilmente lo superen en calidad y confort de marcha. Tiene suspensión independiente en las cuatro ruedas, con eje trasero multibrazo, que filtran todo ruido y sequedad cuando aparecen las calles rotas, baches, lomos de burro y badenes. Su gran tamaño, a la vista, puede resultar muy tosco, pero es ágil para el manejo cotidiano, salvo cuando de estacionar en espacios estrechos se trata. No está pensado para hacer off-road , pero su buen despeje y tracción inteligente le permiten incursionar sin problemas fuera del asfalto. El desempeño de su motor gasolero te hará amar al diésel, el cual cuenta con un impresionante torque entre las 1.750 y 2.750 vueltas: acelera de 0 a 100 km/h en 10,3 segundos, y consume una media de 7,7 litros cada 100 kilómetros. Si se lo enfrenta a modelos como el Peugeot 5008 o el Volkswagen Tiguan All Space, este Kia queda en desventaja por su estética anticuada. Y si uno ingresa al habitáculo, puede llegar a suceder mas o menos lo mismo. Sin embargo, Kia podría utilizar los refranes: “No todo lo que brilla es oro”, o “Los pingos se ven en la cancha”… En fín, el Sorento tiene todos sus buenos argumentos para comprarlo no precisamente a la vista y ello en definitiva más debiera empujar al momento de desembolsar los $2.725.100 que  cuesta esta versión (la gama se inicia en los $2.102.220).
Ficha Técnica
  • Modelo: Kia Sorento
  • Origen: Corea del Sur
  • Motor: diésel 2.2 CRDI con turbo compresor de 197 CV
  • Caja: Automática de 8 velocidades con modo secuencial
  • Largo / ancho / alto: 4.780 mm / 1.890 mm / 1.690 mm
  • Distancia entre ejes: 2.780 mm
  • Peso en orden de marcha: 1.950 kg
  • Capacidad de baúl: 320 / 600 / 2.066 litros
  • Capacidad de combustible: 71 litros
  • Precio: $2.725.100

Posted in Noticias Pruebas

Leer más

Prueba de manejo: Chevrolet Equinox

Nos subimos a la nueva propuesta de la marca en el segmento de los SUVS, que se ubica por encima de la Tracker y que ocupa el lugar de Captiva. Estas son nuestras impresiones.

  El Equinox es un SUV mediano que va por su tercera generación, pero que en la Argentina su debut fue reciente. Proviene de México, es decir su valor tiene algunos beneficios en  impuestos de importación, pero además la producción en esas latitudes garantiza una calidad superior.   Al frente, el Equinox tiene rivales con bastante historia, como la Honda CR-V, Nissan X-Trail, el más de vendido de Hyundai (Tucson), la poderosa Ford Kuga y jugadores recientemente nuevos, como el Jeep Compass, que viene traccionando muy bien en ventas. En resumidas cuentas: tiene un panorama complejo para ganarse un lugar entre sus rivales. Si le buscamos un lugar dentro de la familia Chevrolet, se posiciona claramente por encima de la Tracker, no solo por dimensiones sino también por prestaciones; y es en definitiva el reemplazante de la veterana y ya jubilada Chevrolet Captiva. Hay dos maneras de acceder a este nuevo SUV. Una versión “base” llamada FWD ($1.179.900), que de base no tiene nada, ya que ofrece muchísimo equipamiento (ofrece 6 airbags, ganchos Isofix, Control de Estabilidad y de Tracción). Luego está la versión Premier AWD ($1.539.900), cuya gran virtud, además de ofrecer Alerta de Cruce Trasero (avisa si viene alguien por detrás cuando se activa la reversa), la Alerta de Colisión Frontal, que puede frenar el auto cuando uno no reacciona, incluso frente a los peatones; el aviso de punto ciego, asistente de carril; es que cuenta con sistema de tracción integral, a diferencia de la otra que es solo tracción simple. Una de las buenas decisiones de la marca, fue optar por colocarle al Equinox –aunque se trate de un vehículo de grandes proporciones y por ende pesado- el mismo motor que impulsa al Cruze II. Es decir, el 1.5 naftero turbo de 1.5 litros de 172 CV, el cual tiene como una variante de transmisión una automática de 6 marchas. Es un motor pequeño, de cilindrada baja si se compara por ejemplo con el motor 2.0 EcoBoost de 240 CV, pero con una muy buena dosis de caballos. El turbo logra también que su torque sea muy elevado (275 Nm), es decir tiene mucha capacidad de empuje. El otro gran atributo, es lo que ofrece por dentro. La calidad de todos sus componentes, el excelente espacio (atrás el espacio es muy generoso) y el buen aislamiento que tiene la carrocería, son las claves que le juegan a favor a este nuevo jugador. Su consola central, es netamente Chevrolet, es decir muy similar a otros modelos, con el sistema multimedia al centro. El climatizador automático con salidas traseras, las butacas tienen memorias y de modo que son eléctricas.

¿Cómo va?

Es un SUV que no defrauda en los sobrepasos. Tiene empuje. Su sexta marcha es larga y ello es bueno, ya que le permite viajar a 130 km/h en bajas vueltas. Lo cual, a su vez, se traduce en un consumo bastante aceptable: 9.5 litros cada 100 km a 130 km. ¿Dónde nos desconoce este Equinox y se vuelve en un enemigo del bolsillo y amigo YPF?, en la ciudad, ya que en ese entorno su computadora de a bordo oscila entre los 13 y 14 litros cada 100 kilómetros, lo cual es mucho. Su buen tamaño lo convierten en un auto que transmite seguridad. Es decir, viaja muy estable y aplomado en ruta. Uno de los grandes responsables es su suspensión trasera independiente, que colabora a su estabilidad y el confort de marcha. Este SUV, está alineado con aquellos que insta al confort y que si bien esta versión de prueba tiene tracción integral, no están pensados para meterse de lleno a hacer off road. Sus neumáticos delgados de 19”, son la prueba de ello. Fuimos por caminos de ripio y ahí si encontramos que su tren delantero se vuelve ruidoso. En ciudad la cosa mejora y los ruidos desaparecen, aunque si se hacen presentes los rozamientos de su chapón, en las cunetas y lomas de burro, ya que pese a ser un SUV, su despeje del suelo no es importante, sino que es más bien bajo.

Posted in Noticias Pruebas

Leer más

Motriz (C) 2013