Chrysler Town & Country

Como en el living de casa. Probamos el vehículo más grande de la automotriz americana, un producto ideal para las grandes familias que resalta por donde se lo mire. Tecnología pura y confort, sus principales aliados.
Chrysler es una marca con una limitada oferta de productos en la Argentina. Con un estilo claramente americano, de grandes volúmenes e imponente diseño, son autos para un grupo de clientes muy segmentado, los cuales suelen tener un alto nivel de fidelidad a una marca. La oferta de la marca en el país se completa con el 300, un sedán del segmento grande, y la Town & Country, un monovolumen de siete asientos que por su equipamiento prácticamente no tiene competidores en la Argentina, aunque en la práctica existen otras opciones para la misma cantidad de pasajeros. Con este familiar recorrimos un total de 2.000 kilómetros, la mayor parte en ruta, y desde el primer contacto algo llamó la atención: se trata de un producto donde el lujo y el confort abundan por donde se lo mire. Foto-Town-1  Por fuera Probablemente el principal atributo de este modelo no sea el diseño, y tampoco la marca tendrá algún reparo en admitirlo. Tiene tan grandes dimensiones que la estética está pensada para ser funcional a las comodidades interiores, ni más ni menos. De todos modos, a primera vista se pueden apreciar sus rasgos totalmente americanos y fieles al diseño de Chrysler, con un frontal que sobresale como la parte más llamativa y con muchos detalles cromados. Así se convierte en un producto imponente sin perder sobriedad. Tiene líneas en su mayoría rectas, pero logra transmitir una imagen con más aerodinámica poco común en los monovolumen gracias al diseño con leves inclinaciones tanto del parabrisas y capot como de la puerta posterior, sumados a una altura relativamente baja frente a otros competidores. Foto-Town-cruzada Por dentro El interior es sin dudas el «as en la manga» que tienen Chrysler para ganar clientes, con materiales de primera calidad, detalles en madera y asientos de cuero. Es discreta pero sofisticada, lujosa y especialmente cómoda. La tecnología está pensada, en este caso, para que esté al servicio de los pasajeros, pero no sólo para el entretenimiento (aunque las pantallas de DVD son totalmente recomendables para calmar a las chicos en largos viajes) sino por la cantidad de botones que permiten, en cuestión de segundos y haciendo todo a la vez, abrir y cerrar puertas, reclinar butacas, activar y desactivar luces, abrir el techo, regular el climatizador y miles de objetos más. Las butacas de la segunda fila parecen las de una oficina: con apoyabrazos, reclinables de manera eléctrica y con múltiples portaobjetos a su alrededor. La tercera fila también sobresale por la comodidad, con espacio apto hasta para tres mayores. También es para destacar el acceso a las cada fila, muy cómodo y práctico aún para llegar al último asiento. Por último el baúl es otro aspecto importante, ya que aún con las siete butacas en uso tiene un espacio de 638 litros. Foto Town interior 1 Detalles para destacar Describir todo el equipamiento de la Town & Country llevaría varias páginas de un libro, y su comodidad tampoco tiene comparación. En más, es un vehículo para siete pasajeros con más espacio interior que cualquier modelo convencional. Para eso, las butacas de la segunda fila rotan 180 grados, mientras que a tercera fila de asientos se puede plegar y guardar bajo el piso accionando una tecla. La apertura del portón y las puertas laterales es electrónica y puede realizarse desde la llave a distancia o desde el puesto del conductor. La tercera ventanilla lateral es pivotante y también se acciona con una tecla. El climatizador es trizona y las plazas traseras tienen la opción de regular la temperatura, el caudal y la potencia. Cada ocupante cuenta con salida de aire individual a la altura de la cabeza y los pies. Para no perderse nada de lo que sucede en la parte posterior, en la consola de techo cerca del conductor hay un espejo cóncavo con excelente ángulo visual. Ideal para viajar con chicos y saber lo que pasa «allá al fondo». Se utilizó mucho en este viaje, con chicos de 13 a 3 años de edad!. Foto Town Abierta 2

Motorización La Town & Country que se vende en la Argentina es un restyling de la cuarta generación del monovolumen, importado de Canadá. Con esta renovación, el motor V6 de 3.8 litros y 197 caballos que utilizó desde 2008 fue reemplazado por un nuevo V6 3.6 con 286 caballos. La gran ventaja es que es mucho más económico, y a una velocidad de 120 km/h llegó a gastar en promedio 12 litros.

Foto-Town-manejando

Competidores La oferta de siete asientos y diseño de monovolumen cuenta con algunos pocos productos. Aunque es prácticamente imposible hacer una comparación directa, porque ninguna marca ofrece el equipamiento del Town & Country. Sin embargo para quienes necesitan un 7 asientos un poco más accesible (porque a la mayoría los alcanzó el impuesto) algunas de las opciones son:

Volkswagen Sharan: desde $734.000 Mercedes Viano: u$s129.000 Hyundai H1: desde u$s46.900 ¿Por qué comprarlo? El principal atributo del monovolumen es su espacio y comodidad. Para las familias numerosas, y especialmente si son «viajeras», es un vehículo con todo el confort tanto por la habitabilidad, como por la tecnología. Por otro lado, es relativamente económico en el gasto de combustible teniendo en cuenta sus dimensiones y motorización. Foto-Town-estacinada ¿Por qué no comprarlo? Sin dudas el principal aspecto en contra es su precio, golpeado por el impuesto interno que se aplicó a principio de año en los modelos de alta gama, y que hoy alcanza hasta los segmentos medios de marcas masivas. Cuando se presentó hace dos años su precio era de u$s78.000. Hoy, tener un Town & Country, implica desembolsar u$s141.100. También puede considerarse en contra su gran tamaño, poco práctico para movilizarse a diario, pero así lo necesitan las grandes familias. Clic aquí para descargar Ficha técnica

Posted in Pruebas

Leer más 34 Comentarios

Nuevo Toyota Corolla

Nos pusimos al frente de la versión SE-G con caja manual de 6 y su variante con marcha CVT de 7 velocidades. Con el primero de ellos, realizamos todas las tareas habituales que realiza una mamá. Con el automático, nos aventuramos a un viaje corto con la familia. Ambos modelos, hoy cuestan lo mismo.
La última edición del Toyota Corolla fue uno de los lanzamientos más esperados y uno de los más importantes que quedará inscripto este año. Referente indiscutido de la categoría de los sedanes familiares, seguramente será un auto de uso compartido. Considerando esto, y que son varias las variantes que se ofrece (7 versiones ) del modelo, decidimos probar sus dos versiones tope de gama: La SE-G MT (caja manual de 6) y su variante con CVT (caja automática de 7). Aquí, nuestras impresiones de manejo. A la vista La estética del nuevo Corolla seduce por igual tanto a la platea femenina como a la masculina. Su mirada más desafiante, lograda por su renovado grupo de ópticas con luces LEDs incluidas; su gran parrilla cromada y su generosa grilla trapezoidal; le otorga un frontal con mucho más carácter. Esto, es muy valorado por los anteriores propietarios del Corolla. Sobre todo, por parte de aquellos padres de familia que ahora pueden tener un sedán familiar, sin renunciar a su apego por los modelos de estirpe deportiva. Sorpresivamente, a las mujeres también les sentó muy bien la nueva cara del Corolla. Ellas destacan la presencia de cromados en su carrocería y fueron más observadoras al percatarse que su remate, es mucho más corto y se integra mejor con el resto de la carrocería que el de su anterior generación. Tomando posición La esencia de auto familiar se respira y se percibe puertas adentro. Mantiene así, el estilo conservador en todo su tablero. Estilo que se «rompe» hasta llegar a la zona central del mismo, donde aparece su pantalla táctil de 6 pulgadas. Desde ella, pudimos manejar sin problema su reproductor de DVD, el GPS. Y se puede ver con claridad las imágenes que arroja su cámara de retroceso, presente en las dos versiones que manejamos. El incremento de espacio es notable en las plazas traseras. Lo atestiguan tanto los chicos, como los adultos que se subieron. Incluso, aquellos de talla alta (1.80 metros de altura), quienes se encontraron con buen espacio para sus rodillas y el techo ni rozaron. Tanto el SE-G manual como el automático, utilizan cuero en sus asientos, algo que resulta práctico para limpiar, sobre todo pensando las butacas traseras donde suelen ubicarse los niños. Debajo del capot Nunca discutido y siempre bien ponderado fue el único motor que equipa al Corolla. Nos referimos al naftero de 4 cilindros en línea de 1.8 litros, que en esta edición sigue siendo el mismo, pero con un leve aumento de potencia (antes de 136, ahora de 140 CV). En la práctica se nota lo despierto que es este propulsor cuando se lo exige. Si de consumo se trata, el mismo no es «gastador». Así, nuestra conductora mujer que se trasladó durante una semana por la ciudad haciendo todos los días sus quehaceres diario que involucran en promedio unos 50 km de distancia, utilizó medio tanque en una semana. Distinto fue el caso del SE-G automático con quien viajamos unos 500 kilómetros de distancia. En este caso, tomamos apuntes y en tramos de ciudad la computadora acusó un consumo de unos 10 litros cada 100 km . En ruta, su consumo baja considerablemente. Desplazándonos con su 7º marcha y llegando holgadamente a los a 120 km/h a 3.000 vueltas, la computadora no superó los 7.5 L/100 km en promedio. En marcha El Corolla siempre se caracterizó por su buen andar, por su suavidad y el silencio cuando se circula con sus ventanillas cerradas. Esta edición mantiene estos atributos y le suma una mejor posición de manejo (más deportiva), que no defraudará a los conductores que se dejaron llevar por su estética. Ni hablar si se trata de la versión con caja automática que ofrece las levas en el volante, con las que se puede subir o bajar las marchas. Desde la experiencia de las mujeres, el día a día a bordo del Corolla no recibió más que elogios. Con los chicos al colegio, después pasar por la oficina y volver al hogar, se hizo ameno y luego de la prueba, el gran tamaño de esta edición pasó de ser algo que fue intimidante al comienzo, a algo que se tradujo en sensación de seguridad. ¿Porqué comprarlo? El Corolla es uno de los pocos modelos que el cliente siempre tendrá la sensación que su elección fue acertada. Lo es así desde hace años y en esto tiene mucho que ver el apoyo de la marca durante todo el proceso de compra y después del mismo también. Se podría decir que con esta edición entra en juego no solo el factor racional (siempre fue así), sino también el emocional. Y es que ahora es llamativo por donde se lo mire. Las mujeres remarcan este aspecto, pero también hablan de su gran espacio y confort para llevar los chicos atrás y el espacio en baúl ,por ejemplo, para cargar valijas e irse de viaje. Los conductores masculinos, no dejan de alabar la buena respuesta de su motor y la increíble suavidad y precisión de su caja automática de 7 velocidades. ¿Porqué no comprarlo? Es difícil encontrar fundamentos tajantes que terminen por derrumbar la compra de este modelo. Sin embargo, tiene un faltante «grave» como lo es el Control de Estabilidad, y un cliente que priorice la seguridad, podría elegir cualquiera de sus competidores (VW Vento, Citroën C4 Lounge, Renault Fluence, Honda Civic), que lo ofrecen incluso antes de llegar a sus versiones más costosas. Poniéndonos exquisitos, también notamos la ausencia de techo solar, un recurso que permite ingresar luz exterior y aire y que la marca japonesa no lo ofrece. Justo en el año, en el que se puso de moda esto de los grandes techos acristalados. Ficha Técnica Modelo: Toyota Corolla Fabricado: Brasil Garantía: 3 años o 100 mil kilómetros Motor: Naftero 1.8 de 140 CV Caja: CVT de 7 marchas pre programadas, con levas al Volante y Modo Sport y manual de 6 Medidas

Largo: 4.620 mm Ancho: 1.775 mm Alto: 1.460 mm Distancia entre ejes: 2.700 mm Capacidad de baúl: 470 litros. Precio: *$241.900(SE-G 1.8 CVT y SE-G 1.8 MT)

* Los precios son iguales para la versión manual y la automática porque están contenidos para no aplicarles el impuesto interno que rige a partir de los 240.000 pesos

Competidores Son muchos los ejemplares que hoy conforman la categoría de los sedanes. Empezamos por aquellos que, al igual que el Corolla, fueron actualizados en este último tiempo.

Citroën C4 lounge: Desde $202.000

Ford Focus 4 ptas: Desde $181.702

Fiat Línea: Desde $165.700

Honda Civic: Desde $208.000

Renault Fluence: Desde $170.7000

Posted in Pruebas

Leer más 13 Comentarios

Motriz (C) 2013