Los nafteros con turbo que tenes que conocer

Son cada vez más las marcas que suman variantes con motores chicos nafteros alimentados con turbo. ¿Que ventajas tienen? ¿En qué se diferencian de los motores convencionales? Todo en este informe.

Desde hace dos años a esta parte, se viene produciendo una “popularización” de los motores con turbo. Una motorización que solo era exclusiva de los modelos Premium, ahora es posible encontrarla en modelos de gama media.

Pero, ¿qué implica que un motor tenga Turbo?
Pues consultamos a nuestro entorno más íntimo y la respuesta que prevaleció fue: “..algo que activas con un botón y hace andar más rápido el auto”. Y ello, no es consecuencia de la gran imaginación de nuestros amigos, sino de los juegos de carreras de la Play, y de la típica película de picadas, donde faltando metros para que el villano gane, el protagonista activa el botón -en este caso del nitrógeno- y tras una estela de fuego por la salida de los escapes, las revoluciones trepan en milésimas de segundos y, por su puesto, gana “el bueno”.

Pero el Turbo en la vida real es otra cosa. En resumidas cuentas es un sistema de retro alimentación, que tiene la función sobre cargar, darle más presión de aire al motor antes de que se introduzca en los cilindros. Pues, mientras más aire es capaz de bombear un motor, más fuerza tendrá.

Turbocompresor sería la forma más correcta de definirlo, ya que se trata de un compresor que es accionado por una turbina. Inclusive, hay dos tipos de turbos: De geometría fija y de geometría variable. En los primeros, el volumen de aire que entra en la turbina es siempre el mismo. El inconveniente de este turbo es que en la zona baja de revoluciones los gases no tienen energía suficiente como para accionarlo. Los turbos de geometría variable, cuentan con unas aletas que varían su posición y hacen más grande o más pequeña la cavidad en la que se mueven los gases.

Y, ¿cuál es el resultado en la práctica de tener un motor con turbo?
Pues, en definitiva se accede a una mayor reacción, con prestaciones –consumo– discreto, incluso menor al de los motores convencionales/atsmoféricos. Es por ello que hoy, son cada vez más los modelos que ofrecen este tipo de motorizaciones.

Peugeot 408 y Citroen C4 Lounge Sport THP


Los dos sedanes del grupo PSA, cuentan con una versión picante que se alimentan con el 1.6 de 16 válvulas THP (turbo naftero) de 165 CV (antes de 163 CV). Es uno de los motores más eficientes del grupo, que incluso comparte otras marcas, como Mini.  Estos dos caballos extras, se lograron tras una reprogramación de la electrónica y un repaso de los sistemas de admisión y escape.

Su torque, en ambos modelos es de 240 Nm a partir de las 1.400 revoluciones. Se asocia a una nueva caja manual de 6 marchas (antes  de 5), que acompaña a esta motorización y que colabora para sacar el mejor rendimiento de este eficiente motor. El resultado de esta combinación es una entrega de potencia progresiva, que puede llevar a ambos modelos de 0 a 100 km/h en solo 9 segundos y alcanzar una velocidad máxima de 210 km/h, según fábrica.

Hay que destacar que la velocidad máxima se alcanza en quinta marcha, porque la sexta está pensada para que el motor viaje más relajado, logrando consumos más contenidos. El objetivo se consigue: gasta un promedio de 7,7 litros cada 100 kilómetros.

Precio C4 Lounge: Desde $412.500 con caja manual de 6 hasta $481.000 con caja automática de 6.
Precio Peugeot 408: Desde $452.000 (Manual) hasta $489.500 (Caja Triptonic)

Chevrolet Cruze II


Gran sorpresa nos dio Chevrolet cuando decidió acompañar al increíble rediseño del Cruze (ahora nacional), con una nueva motorización naftera 1.4 litros con turbocompresor e intercooler de la familia ECOTEC, que entrega unos 153 CV para toda la gama, abandonando al viejo naftero atsmosférico 1.8. Lo probamos en sus dos siluetas hatch y sedán (leer más) y el turbo sopla con decisión entre las 2.500 y 4.500 vueltas, lo que se traduce en un ascenso de las vueltas de su velocímetro, en un abrir y cerrar de ojos. Los consumos, son realmente sostenidos.

En la variante con caja automática de 6, necesita 11 litros para recorrer 100 km, mientras que ciudad, el consumo baja a 6.3 litros a 100 km/h y a 7.8 litros a 130 km/h, para recorrer igual distancia: 100 km. De 0 a 100 km/h es de 8.5 segundos, lo que implica que sus 153 CV rinden de maravilla.

Precio:
Toda la gama con ambas siluetas (hatch y sedán) se equipan con motor turbo Desde: $405.000

Honda Civic


El renovado sedán de Honda se ofrece con 2 motorizaciones, una de ellas es la 1.5 litros turbo de 173 CV. Se trata de un DOHC, de inyección directa con intercooler que se asocia a una caja automática de 7 marchas pre-programadas (CVT), y que es exclusiva de la versión tope de gama  EXT. Se trata de un propulsor pequeño, es decir de baja cilindrada pero que a las 5.500 vueltas alcanza su máximo torque.

En la práctica se trata de un motor que se desempeña de manera extraordinaria en toda la gama de revoluciones. Es capaz de alcanzar los 100 km/h en solo 7.8 segundos y sus consumos, son dignos de un motor chico: 5.8 litros a 100 km/h en ruta; el cual asciende a 7.8 litros cuando se llega  los 130 km/h y en ciudad el mismo es de 10.5 litros (leer más).

Precio: Se ofrece solo su versión tope de gama, la EXT con caja CVT con la motorización turbo. Su valor es de $651.000. Un precio demasiado elevado en comparación de la versión EX con la misma caja pero con el naftero 2.0 que cuesta $528.400

VW Up! Turbo


Fue una de las novedades del stand de la marca en el reciente salón del automóvil (leer más). Hablamos del nuevo Up! Que se equipa con un “picante” motor 3 cilindros 1.0, potenciado por un turbocompresor, lo que hace elevar su potencia a 101 CV, de los 75 CV, convencionales. Una potencia que si se la relaciona con el escaso peso de este “pequeñín” (929 kilos),da una relación peso/potencia para tomarsela en serio. Así es que, desde la marca informan que puede alcanzar 180 km/h de velocidad máxima y logra el “cero a cien” km/h en 9,7 segundos. Se asocia con una caja  manual de 5 velocidades.

Precio: Con el valor de $290.400, se posiciona como el modelo con motor Turbo más accesible del mercado.

Hyundai Tucson

La líder del segmento C, la Tucson se sumó a la moda del turbo el mes pasado (leer más). Así es que sumó a las ya existentes motorizaciones (2.0 naftera atsmosférica y 2.0 turbo diésel), un naftero de 1.6 litros de 177 CV.  Tuvimos posibilidad de probar esta variante y nos dejó boqui abierta, no solo por su contundente reacción desde las 1.500 vueltas (su torque de 265 NM, lo entrega a partir de este régimen), sino por lo callado que es su motor. Acelera de 0 a 100 km/h en 9 segundos (dos segundos menos que la naftera 2.0 y medio segundo menos que la 2.0 turbo diésel).

Lo más interesante es el consumo de esta variante: una media (ciudad, ruta) de 9 litros cada 100 kilómetros, apenas un poco más que los 8,9 litros que rindió la 2.0 turbo diésel cuando la probamos un año atrás. Se acopla a una única transmisión automática de 7 marchas.

Precio: La Tucson arranca en los $720.000 con tracción 4×2 y esta versión turbo se posiciona en $972.720 con tracción doble. Un valor demasiado elevado para experimentar las bondades del nuevo motor con turbo.

VW Vento 1.4

VW Vento
Es uno de los sedanes más longevos del segmento C y la novedad más reciente de este clásico fue el reemplazo del veterano motor naftero 2.5 de 170 CV, por un moderno 1.4 con turbocompresor de 150 CV. Se ofrece solo en la versión más “deportiva” Highline con la caja DSG (doble embrague) de 7 marchas. Este pequeño, pero vigoroso motor entrega su máximo torque (255 NM) entre las 1.500 y 3.500 vueltas, que si bien no supera en reacción al discontinuado 2.5 (de 0 a 100 km/h en 9 segundos contra los 9,3 segundos de este), supera a los 240 NM, del motor más grande. La velocidad máxima declarada por VW de este 1.4 es de 210 km/h, contra los 200 km/h del 2.5.

Donde no hay manera de combatir a este nuevo propulsor, es en el consumo. Tal es así que su autonomía casi se duplicó gracias a unos 6.6 litros cada 100 kilómetros, en tramos mixtos. Contra los 10,5 litros de su par de 2.5 litros.

Precio: Se puede acceder a este motor en la versión Highline cuyo valor es de $525.500