Borgward: “Los SUV competirán con los coreanos y los alemanes”

Tras confirmar que en 2018 la marca volverá a comercializarse en el país, en Frankfurt hubo más novedades: vuelve el Isabella. ¿Qué rol cumple la Argentina en esta decisión?

Allá por los años 60, el Isabella, un auto de la marca alemana Borgward, se convertía en uno de los modelos más exitosos del mercado argentino.

Su producción en la planta de Córdoba, con motores fabricados en la provincia de Buenos Aires, hicieron de este auto un hito para la compañía en el país y en el mundo, poco tiempo antes de cerrar sus puertas y dejar de existir.

Recién en 2015, bajo el mando del nieto del fundador de la Automotriz, Christian Borgward, la automotriz volvió a ser una realidad. Y se empezaron a gestar los modelos que la acompañarían en la nueva etapa.

 

 

 

 

Un año después, en octubre de 2016, Borgward confirmaba que desembarcaría en la Argentina, hasta que el lunes fue  uno de sus  representantes, Alberto García Carmona, quien anunciaba que en el primer cuatrimestre de 2018 dos SUV de la firma, el BX7 y BX5, producidos en China, estarán a la venta en el mercado local.

La llegada de la marca se concreta junto con Victor y Juan Tolosa, dos empresarios del mundo automotriz, y bajo la firma Sttutgart Motors.

De izq a der: Víctor Tolosa, Juan Tolosa, Tom Anliker, Vicepresidente de Ventas y Marketing de Borgward y Alberto García Carmona.

Después de esta confirmación, ayer, en el Salón de Frankfurt, la marca sumó una primicia más: Isabella es el nuevo concept que anticipa los futuros desarrollos de Borgward.

En diálogo con Motriz, García Carmona detalló los planes de la marca.

– ¿Cómo surge la idea de traer Borgward a la Argentina?
– Lo importancia de la marca es básicamente que tiene una tradición en el país, eso nos animó a recuperarla y armar el plan de desarrollo.

– El desembarco será con dos SUV, ¿Cómo será el posicionamiento?
– Estarán posicionados es una franja intermedia que permitirá al consumidor de SUV tener un vehículo con muchos detalles de calidad y buen motor, por encima de sus pares, con muchos accesorios de primer nivel.

– Pero, si tenemos que mencionar rivales, ¿Quiénes son?
– Diría que es una nueva opción que se ubica entre los SUC de las marcas Coreanas y los SUV de las premium, como Audi o BMW. Lo importante es darle un valor agregado al cliente, por encima de la competencia. Darle al consumidor precio, producto y accesorios.

– ¿Cómo es el proceso de producción?
– Durante la primera etapa, serán importados de China. Allí hay una planta donde Borgward tiene acuerdo con  proveedores alemanes que están trabajando en el proceso de producción. Luego comenzará a funcionar una planta en Bremen, que replicará el mismo proceso, la segunda etapa industrial que tiene la compañía.

– Son modelos premium que se fabrican en China. ¿Creen que existen prejuicios sobre los vehículos fabricados en ese mercado o no hay temor por eso?
– Hoy china se está transformado en el primer fabricante de autos en el mundo, porque lo que hace es replicar procesos industriales, y hoy da lo mismo que se fabrique en cualquier lugar del mundo en tanto se replique el proceso. Lo que debe existir es una red de proveedores y recursos humanos suficientes para establecer la planta.

– En algún momento se habló la posibilidad de fabricar o ensamblar en la Argentina o en la región. ¿Existe esa posibilidad?
– Generalmente, cuando se analiza esa posibilidad de desembarcar en un mercado, se considera si es negocio para la empresa. Luego, es importante que no se pierda la posibilidad de replicar proceso industriales. Siempre es importante tener en el horizonte que algo puede suceder.

– La Argentina será el primer país de la región donde regresa la marca. ¿Eso juega a favor o en contra?
– Si se quiere nosotros tenemos dos ventajas: que somos la primer representación de Borgward en Latinoamérica; y segundo, que la empresa ha tenido un desarrollo industrial en la Argentina en los ’60.

– Cómo están trabajando en la red de concesionarios para concretar el desembarco?
– Estamos desarrollando un plan de red de concesionarios en todo el país, que arrancará en 2018. Los primeros concesionarios estarán en los mercados más grande, pero no se descarta que el plan vaya al interior del país Seguramente arrancaremos por la Ciudad de Buenos Aires y el Gran Buenos Aires.

– Su llegada se da en un momento de crecimiento del mercado local. ¿Cómo ven ustedes el mercado?
– Es importante que el mercado crezca, eso permite posicionarte mejor que en un mercado que crece poco. Se puede aprovechar el potencial que tiene el mercado, pero es importante establecer una relación de la gente con la nueva marca, que la conozcan y elijan por una ecuación mágica que se producirá con el producto.

– También el segmento donde apuntan está en pleno crecimiento
– Justamente, nos posicionaremos en un segmento que crece, y por eso hay que agregar valor. Es importante que los dos modelos se comercializarán antes de fin de año en Alemania, y a comienzos de 2018 ya estarán en la Argentina. Estamos siguiendo el ritmo al progreso de la marca en todos los aspectos, y  es importante para entender cómo crece.

– Las marcas chinas están en pleno proceso de expansión. En 2018 habrá 14 en la Argentina ¿Después de Borgward, se viene alguna otra marca?
– Estamos concentrados en Borgward, porque tiene el peso suficiente para que nos dediquemos de lleno. El lanzamiento de una marca es según las características del vehículo, y este segmento es complejo. Hay que invertir en desarrollo y red de concesionarios, apoyarlos, tener un plan de crecimiento. Por ahora es nuestro objetivo

Lo que viene
Los dos modelos que Borgward comercializará en la Argentina son los SUV SUV BX7 y BX5, el primero llegará en pocos meses más a Alemania. Mide 4,71 m de largo, similar a un BMW X3 o un Audi Q5. Tiene calandra de barras verticales cromadas y ópticas LEDs diurnas.

El motor es 2.0 turbo con 224 CV de potencia. Este motor va asociado a una caja de cambios de doble embrague de siete relaciones. El combo ha sido desarrollado por FEV GmBh, una empresa de ingeniería alemana que ha colaborado en numerosos desarrollos de propulsores para toda la industria. El coche tiene tracción total.

Sin embargo, la gran novedad del grupo fue la confirmación que el Isabella es el concept del futuro, anticipado en el Salón Internacional del Automóvil de Frankfurt.

“Este Isabella es una interpretación moderna de la legendaria y bella Borgward Isabella”, dijo Anders Warming, miembro del Consejo de Administración y Director de Diseño de Borgward Group AG.

Entre las características sobresalientes del vehículo están sus nuevas líneas de diseño, su revolucionario concepto interior y de funcionamiento, su conectividad digital y la ingeniería eléctrica de la propulsión del vehículo.

Sin embargo esta versión es más que una visión de un futuro del vehículo, también proyecta el enfoque de toda la empresa Borgward en lo que respecta a su ADN del diseño y tecnología. El idioma de diseño del concepto cupé de cuatro puertas y cuatro plazas se basa en el principio de diseño Borgward “Sensación de fluir”, que será válido para todos los vehículos en el futuro, dijo Warming.

El vehículo concepto es de grandes dimensiones. Mide 5,00 metros de largo, 1,40 metros de altura y 1,92 metros de ancho. Tiene formas tridimensionales y esculturales que se conectan a elementos técnicos y funcionales como las entradas del aire de refrigeración y sus componentes aerodinámicos.

Warming señaló además que “excelencia aerodinámica y eficiencia desempeñan un papel clave en este vehículo totalmente eléctrico y definen sus formas fluidas”, dijo. “Estamos convencidos de que un cuerpo de vehículo a través del cual fluye el aire de manera perfecta debe irradiar accesibilidad, ser atractivo y tener una presencia dominante. Esto está en línea con la “sensación de fluir”, principio de diseño Borgward para la movilidad eléctrica del futuro”.